¿Tus textos no consiguen transmitir el enorme valor de tus productos o servicios?

Descarga ahora gratis mis recursos de copywriting

Aprende a escribir para vender en el primer blog de Copywriting en español

Cómo conseguir que tus lectores se lean hasta la última palabra que escribes

copywriting-leer-todo-palabrasSeguro que tú también tienes la misma sensación que yo.

Vivimos en un mundo rápido, en el que todo lo que consumimos tiene carácter inmediato y donde muchas veces realizamos una o dos tareas a la vez, sin centrarnos, sin prestar atención real a ninguna de las dos acciones.

Y consumir información, o leer un texto, no iba a ser la excepción.

A menudo llegan a mi bandeja de entrada emails de clientes que me cuentan, apenados (y también agotados), que tienen demasiados correos por responder porque la gente no lee lo que ellos escriben, y tienen que volver a repetir, una y otra vez, su mensaje.

No es ninguna novedad (y lo he comentado varias veces en el blog) que hoy en día, más que leer, escaneamos; que cuando nos enfrentamos a un texto, lo leemos de manera sesgada, de forma transversal.

Este tipo de lectura, evidentemente, tiene sus riesgos.

Sí, quizás has leído un texto en unos pocos segundos…, pero ¿de verdad te has enterado de lo que te estaban contando?, ¿realmente lo has comprendido y serías capaz de responder a unas preguntas sobre ello?

La lectura transversal se basa más en una interpretación que en una verdadera lectura, y ahí es donde radica el riesgo de un malentendido.

Cuando alguien escribe un texto, sea del carácter que sea (informativo, un email para un cliente, una página de ventas, una ficha de producto o una entrada en su blog), lo que espera es que el lector que lo reciba se lea hasta la última palabra del mismo y que asimile su totalidad.

Pero eso no siempre se consigue, y menos cuando el lector no está totalmente interesado en lo que estamos contando.

Las interrupciones; nuestra manía de hacer dos o tres cosas a la vez; los textos mal redactados, confusos o vacíos; la manera en la que leemos… son aspectos que perjudican una buena lectura y que juegan en contra de aquel que redacta el texto, ya que, después de todo el esfuerzo y del tiempo invertido, no consigue transmitir su mensaje.

Y esto nos puede pasar a todos.

Por ese motivo, sigue leyendo.

Porque hoy quiero darte algo que sé que te ayudará a escribir mejores textos.

5 claves para conseguir que tus lectores se lean hasta la última palabra de lo que escribes

#1. La pirámide invertida

Muchas veces, cuando una persona se enfrenta a un texto, lo primero que hace es leer el título y, con suerte, los primeros párrafos.

A partir de ese momento, la atención suele disminuir e incluso puede que se salte fragmentos del texto, hasta llegar al final y leer las líneas de despedida.

Y listo. Ya está. El lector ya se ha hecho su propia composición del mensaje.

Normalmente, cuando redactamos empezamos con una introducción, seguida de un nudo o desarrollo del tema, para después finalizar con una conclusión.

El uso de la pirámide invertida pretende, evidentemente , lo contrario.

La pirámide invertida no es una técnica nueva, pero sí que te recomiendo que la utilices en algunos de tus textos.

Consiste en comenzar con la conclusión; es decir, da a conocer a tu lector tu posición sobre un tema en las primeras líneas, después profundiza sobre ello y aporta argumentos, y finalmente, termina hablando del contexto.

Con esto no quiero decir que uses siempre esta estrategia en tus textos, todo dependerá de qué clase de mensaje estés redactando; pero está demostrado que es en los primeros momentos cuando el lector suele decidir si lee tu mensaje de principio a fin o si simplemente lo escaneará.

#2. Cuida el lenguaje

Sé claro, conciso y directo. Utiliza expresiones que tu lector comprenda y que no tenga que ir a buscar en un diccionario.

Intenta hablarle de manera cercana (sin resultar coloquial) y cuida tu ortografía y la puntuación de tus escritos.

Cuanto menos te enrolles o divagues, mejor. Las frases cortas son las que se entienden con más facilidad.

#3. Lanza tu anzuelo

Sal a pescar. Lanza tu anzuelo. Llena tu texto de ganchos.

¿Que qué quiero decir?

A estas alturas ya te habrás dado cuenta de que somos seres dispersos, ya no sé si por naturaleza o porque hoy en día nos rodean tantos estímulos que cada vez cuesta más concentrarse en una sola tarea.

Por ese motivo, colocar ganchos y anzuelos en tu texto conseguirá captar y retener al lector.

¿Qué es un anzuelo?

Un gancho o un anzuelo es una frase o expresión que despierta o refuerza el interés del lector y lo retiene para que siga leyendo.

Yo misma he utilizado esta estrategia en este post cuando algunos párrafos antes te he dicho: “Por ese motivo, sigue leyendo. Hoy quiero darte 5 claves para conseguir que tus lectores se lean hasta la última palabra que escribes”.

Si estás leyendo ahora mismo esto, he conseguido mi objetivo. Gracias por seguir leyendo.

Dentro de un texto, el mejor lugar donde podemos colocar un gancho es en los primeros párrafos del mismo. Si seguimos la estructura de la pirámide invertida, sacamos “la artillería pesada” y lo damos todo en estas primeras líneas, ya que es durante esos minutos iniciales cuando el lector valora si seguir leyendo en detalle o escanear el contenido.

También es interesante introducir anzuelos entre los párrafos más importantes del texto. Es una táctica que da ritmo a nuestra escritura y que, además, ayuda a centrar la atención del lector.

#4. Claridad en la llamada a la acción

La llamada a la acción es una de las partes más importantes de tu mensaje.

Consiste en decirle a tu lector o audiencia qué esperas de él.

  • ¿Qué tiene que hacer ahora que ha terminado de leer?
  • ¿Cuáles son los próximos pasos?
  • ¿Qué valor le aporta clicar sobre ese botón?

Si no sabe de una manera clara qué debe hacer o qué te gustaría que hiciera, no lo va a llevar a cabo.

Es aquí donde los verbos cobran vital importancia. Los verbos son específicos, concretos, te llevan a la acción y consiguen dar vida a tu mensaje.

Además, si introduces limitaciones de tiempo en tu llamada a la acción, conseguirás que el lector actúe con mayor rapidez.

#5. Enfatiza las ideas más importantes

La repetición es una de las tácticas de persuasión más utilizadas y de mayor éxito, siempre y cuando el mensaje sea claro.

Enfatiza las ideas que quieres destacar en tu texto y aprovecha para recordar a tus lectores todo lo bueno (beneficios) que pueden conseguir si realizan la acción que tú deseas.

También podrías utilizar el efecto contrario, es decir, recordarles qué es lo que puede ocurrir si no ejecutan tu llamada a la acción.

Por ejemplo, en el caso de que estés vendiendo un producto…, plantéales si saben qué es lo que puede pasar si no hacen nada para solucionar su problema o satisfacer la necesidad que tienen, pero sin manipularlos o atemorizarlos. A continuación, ofréceles tu solución.

Jugar con “el miedo” en marketing es una táctica de persuasión, pero siempre debes ponerla en práctica de una manera responsable y respetuosa.

Y ahora te toca a ti…

¿Cuáles son los métodos que utilizas para conseguir que tus lectores se lean de cabo a rabo tus textos?

Te espero en los comentarios.