nombres copywritingNo es fácil dar con ese nombre ideal para un producto, un servicio o una marca nueva.

Es un proceso, si se hace con el cuidado y la paciencia que requiere, largo pero que merece la pena. Y no te lo puedes saltar.

Lo sé, puede que pienses “bueno, pero al fin y al cabo lo importante es que el producto o servicio en cuestión sea bueno, ¿qué más da un nombre que otro? Además, hay tantos ya que sería muy difícil llegar a ser original…”.

Y yo podría decirte “pues es verdad, tienes toda la razón”. Y aquí se termina el post.

Pero no es eso lo que quieres. Si estás leyendo este post es porque sabes que este es un terreno que podrías llegar a dominar mejor y que puede serte muy útil a la hora de lanzar un nuevo producto o servicio.

Porque un buen nombre puede ayudarte a diferenciarte de la competencia y a aumentar el valor percibido por parte del cliente (casi nada).

El nombre que elijas debe ser claro

A la hora de elegir el nombre piensa detenidamente en las palabras que tienes en mente, en su sonido. ¿Es fácil/son fáciles de pronunciar? ¿Fácil de repetir? ¿O es algo parecido a un trabalenguas?

Escoge un nombre que sea:

  • único.
  • corto.
  • fácil de entender.
  • fácil de pronunciar.
  • fácil de recordar

Todo lo contrario al nombre que escogí hace dos años para el curso Homecopy. Tenía prisa, y entre la inexperiencia y la pretensión de buscar un nombre superingenioso terminó saliendo algo muy enrevesado. Algo que a muchos les cuesta deletrear e incluso recordar todavía hoy.

3 fórmulas para crear un nombre potente para tu producto o servicio

Vamos a empezar viendo tres sencillas fórmulas que te van a ser muy útiles para crear nombres potentes cuando te hayas quedado sin ideas:

1) Una sola palabra que sea poderosa

Tenemos el caso de la tienda de moda Mango (incluso su línea Violeta) o de la comunidad de mujeres emprendedoras Extraordinaria.

Nombres que por sí solos tienen ya un significado.

mango-nombre-copywriting

Extraordinaria2) El resultado con un verbo + nombre

Para mí este es uno de los nombres más fáciles y resultones para un producto o servicio. Tiene que estar dirigido al público objetivo, debe ser fácil de entender y tener su dominio libre.

Pensando en estos nombres rápidamente me han venido a la mente Eli Romero o Laura Ribas y algunos de los nombres de sus cursos.

Generalmente responden al resultado que pueden conseguir sus clientes con el producto en cuestión.

consigue-tu-hueco-en-las-noticias

construye-tu-imperio-laura

3) El mix de dos palabras

La fórmula más difícil, pero la que más me gusta.

Podemos mezclar dos palabras o dos sílabas de palabras que la gente reconoce rápidamente.

Es lo que hizo en su día Marta Simonet con su página Mésame Mucho, Vilma Núñez con TriunfaGram o  Is de Mama Quiero Ser Blogger con dos de sus cursos Face On y Pin Up.

mesame-mucho-marta-simonet

triunfagram-vilma-nunez

 

faceon-mama-quiero-ser-blogger

pin-up-mama-quiero-ser-blogger

Otro ejemplo podría ser también Verizon con la unión de las dos palabras verdad y horizonte.

VERIZON

¿Por dónde empezar a crear un nombre?

Lo primero realizar una lluvia de ideas al igual que cuando escribimos un nuevo post para el blog.

En este brainstorming puedes empezar a sacar ideas sobre:

  • El tipo de cliente.
  • La longitud que quieres para ese nombre.
  • El objetivo.
  • El género del nombre.
  • La emoción que quieres transmitir.

Y para poder llevar eficazmente esto a cabo debes comenzar por tener una clara comprensión de lo que tu empresa, producto o servicio ofrece y cómo beneficia a tu audiencia.

Para ello también deberás tener muy claro quién y cómo es tu público objetivo.

Trata de ponerte en su piel, ¿qué tipo de búsqueda haría tu cliente ideal para llegar hasta su solución, hasta tu producto o servicio? ¿Qué palabras utilizaría? Esto te regalará cantidad de ideas nuevas.

Algo que suele pasarse a menudo por alto cuando estamos buscando ese nombre perfecto es hacer una investigación de palabras clave. No estaría de menos que lo hicieras también.

¿Debería crear un nombre práctico o ingenioso?

Buena pregunta y te diría que todo depende de lo que estés buscando.

Reflexiona sobre qué tipo de nombre sería más apropiado para definir lo que ofreces, si un nombre más bien ingenioso, basado en un juego de palabras, o un nombre que coincida literalmente con la búsqueda que realiza tu cliente en Internet para llegar a la solución que busca.

  • ¿Dónde y de qué manera vas a captar al mayor número de clientes?
  • ¿De forma orgánica a través de Google, o mediante campañas de promoción en redes sociales u otros medios?

En este último caso tal vez sí sea más interesante llamar la atención de tu público objetivo con un nombre original que incluso pueda ir acompañado por un pequeño mensaje debajo para hacer más completo y más cercano el mensaje.

Sin embargo, si apuestas por los motores de búsqueda puede que te merezca la pena echar un vistazo a determinadas palabras clave para incluirlas en tu nombre.

Ayúdales a crear una imagen mental

Escoge un nombre que evoque con facilidad una imagen de aquello que ofreces. Tu audicencia captará más rápidamente cómo funciona tu producto o servicio o cuál es la necesidad que cubre y el impacto será mayor.

Las ideas son más interesantes y más fáciles de recordar cuando están asociadas a una experiencia sensorial, en este caso visual. Aprovéchalo.

Puede serte útil no solo a la hora de llamar más poderosamente la atención de tu público objetivo sino también cuando te dispongas a darle forma al nombre que quieres.

A veces puede resultar más sencillo empezar por una imagen y completarla más tarde con palabras.

Asegúrate de que es realmente único

En el sentido de “especial” y en el sentido más literal o terrenal de la palabra: comprueba que aún no existe el nombre que has escogido.

De lo contrario podría haber algún conflicto relativo a derechos de autor que te obligase a deshacerte del nombre en cuestión después de haber invertido tiempo y dinero en él. Todo depende del uso que des a este nombre.

El divertido y polémico caso de “Potorro.es”

Corto, único, fácil de pronunciar, de recordar… y de visualizar.

Hace unas semanas El Mundo nos contaba que una marca de conservas convertía al “potorro” (definido como salero por la RAE) en un fenómeno viral.

La noticia dio mucho de que hablar y pienso que hay que aplaudir a las personas que están detrás de este negocio. Humor no les falta.

potorro-twitter

Sé que crear el nombre de un producto o un servicio es todo un reto.

De hecho, los nombres que he creado hasta la fecha de cada uno de mis productos o servicios no se han creado frente al ordenador. Todos surgieron viajando o en un momento de ocio.

Todavía recuerdo estar por las calles de Nueva York en septiembre de 2014 diciendo que ya tenía el nombre para las consultorías de copywriting: Dime qué te parece. No era corto, pero sí era fácil de recordar. La frase más repetida de mis clientes se convirtió en servicio.

Ahora es tu turno

¿Cuál ha sido tu experiencia a la hora de buscar un nombre para tus productos/servicios?

Seguro que entre todos podemos compartir cómo han sido esas experiencias creativas.

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete a esta grandiosa comunidad y recibe gratis consejos semanales sobre copywriting y marketing de contenidos directamente en tu bandeja de entrada. De regalo mis 15 secretos de copywriting para fascinar al cliente de tus sueños

47 personas han opinado...

Comentarios

  1. Como anillo al dedo me vienes hoy, Maïder. Estoy en pleno proceso de búsqueda de nombre de mi segundo blog. Anoche estuve haciendo mi primer brainstorming y algo salió, aunque mañana haré otro, a ver si refuerza la primera idea o, por el contrario, me aporta cosas nuevas.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en la importancia del nombre frente al producto y en que debe ser corto y contundente pero, a veces, veo por ahí cada nombre…hipermegafantásticamenteextralargo que es para morirse y, sin embargo, la gente lo hace suyo rápidamente. ¡Eso sí que me parece admirable!
    Muchas gracias, como siempre tú tan generosa compartiendo.
    ¡Que tengas un buen día! :)

    • Es verdad, hay cantidad de nombres largos y raros. Pero es porque (sobre todo al principio) no pensamos en estas cosas. Yo recuerdo incluso mi blog anterior “Los planes de Sophie”, ¿en qué momento terminé creando un blog con ese nombre? Muchas veces me lo pregunto, pero aún así la gente decía que era muy mío. Gracias por animarte a escribir, Rocío. Un abrazo.

  2. Hola! Cada vez ayudas mas a discernir dudas y a sobre pasar obstáculos.
    Trabajar después de leer tus blogs es pura adrenalina.

    Muchas gracias..

  3. Interesante. Mi caso es el de una tienda que vende producto no exclusivo. Empecé poniendo nombres diferentes y muy asociados al producto (washi tape pink hearts, no hay vuelta), pero la competencia empezó a traer exactamente los mismos productos de los mismos proveedores usando todas el nombre dado por el proveedor. La gente asociaba los productos al nombre “oficial”, lo buscaban así en mi tienda y claro, no lo encontraban, así que no me doy ya demasiado mal en nombrar este tipo de productos. Lo que más quebraderos me ha dado es el nombre de mi tienda. Cuando la tienda craft online era un pasatiempo y mi nombre de guerra repostero era the cupcake mama, nos pareció muy divertido jugar con él y ponerle al proyecto “The craftcake mama”. Para cuando nos dimos cuenta de que ni mi madre podía pronunciarlo y los repartidores y clientes lo hacían con mucha dificultad (decrakima,,,, decrafma…), ya había crecido todo tanto que no supimos como hacer un cambio sin que fuera un volver a empezar. Mi nombre es impronunciable pero me asocian a él, y lo sepan pronunciar o no saben quien hay detras.
    Y hasta aquí mi historia con los nombres. Vaya cuero matutino que te he metido ja ja ja perdona.

    • En una tienda online con productos que no son propios es distinto y me alegra que saques el tema, Elena. Sobre el nombre de la tienda me puedo imaginar lo interesante que pareció al principio y cómo el tiempo te mostró que no era un nombre tan idóneo. Pero fíjate, todos te reconocemos por ese nombre y sabemos que eres tú la que está detrás. Esa es la parte bonita también de un nombre y por eso no lo deberías cambiar. Gracias por este mensaje, a mí me ha encantado leerte y no es lo mismo ver la opinión de una persona que tiene una tienda online que una persona que ofrece servicios. Lo que has contado es enriquecedor para este post. Un besazo.

  4. Tema peliagudo jaja puedes pasar horas y días para encontrar un nombre potente y que te agrade.

    A mi me pasa para los webinars, para los cursos y para los ebooks, pero también es una fase muy divertida el buscar esos nombres :)

    Me gusta mucho la opción del verbo + nombre, pero la del mix de dos palabras si encuentras una combinación TOP te queda de lujo, el de Vilma engancha mucho ;)

    Un saludo Maïder!!

  5. Hola Maïder!

    Yo busqué y busqué y tras romperme la cabeza con mil opciones, elegí una palabra que ya era conocida pero dándole otro significado: “Los Ultramarinos” como grupo de personas que aman el mar. Hasta hoy no me he arrepentido y la verdad es que creo que está funcionando.

    Entre eso y el claim que me sugeriste que añadiera estoy encantadísima, así que muchas gracias una vez más por compartir tus conocimientos :)

    Un abrazo,

    Natalia

  6. Es algo complicadísimo como sencillísimo, todo depende de nuestra inspiración, almenos por mi parte. Cuando estoy muy inspiradora me salen ideas por todos lados pero cuando no, ni una.

    Hay que ver, pasear, buscar, aprender para poder aumentar la creatividad.

  7. Hola, Maïder:
    Me ha llamado mucho la atención lo de las conservas ‘Potorro’… Y entiendo lo de la polémica -que no es la definición que viene en el diccionario, precisamente-
    Pero, ¿no crees que con ese nombre lo único que consiguen es animar la polémica, y hacer florecer una sonrisa, pero poco más? (lo que se dice, ‘flor de un día’). Dejando aparte el significado coloquial de la palabra, y el juego humorístico con la frase, yo pienso que la gente no va a comprar ese producto por esa vía. De hecho, hace pocos días vi en un estante de un supermercado una marca de vino llamada… ¡Cabrón!, con un dibujo humorístico de una cabra, pero eso no hizo que comprase el susodicho. La sonrisa duró un minuto…
    En mi caso particular, si veo ese bote de conservas, y al lado uno de otra marca consolidada, iré a por la segunda, que me ofrece calidad, y no efectos visuales. Yo creo que la gente mirará más la calidad que el atrezzo. Otra cosa es que haya varias marcas juntas que ofrezcan una calidad similar, entonces el ‘atrezzo’ sí que ayuda a elegir entre ellas.
    Saludos,
    Ricardo

    • En la RAE se dice que es un salero (recipiente en el que se sirve la sal). Si te soy sincera creo que al principio hace gracia y genera polémica, es verdad. Pero creo que si trabajan bien la comunicación, el branding y la calidad del producto puede ser un nombre que funcione de maravilla. Está claro que el nombre no es lo que te haga comprar el producto, pero sí los valores que desprenda la propia marca y lo buenas que estén las conservas. Esto siempre es así.

      Todo lo que me comentas me hace pensar en los espárragos “cojonudos”. Al principio mucha gente pensó lo mismo que tú; que esa marca era graciosa y ya está. Sin embargo, la calidad de esos espárragos es cojonuda y esa parte supera todo lo demás. Un abrazo y gracias por escribir.

  8. ¡Muchas gracias Maïder! Hace pocos días me preguntaron el nombre de mi curso estrella y yo misma dije “es un poco soso”. Así que voy a poner en práctica tus 3 fórmulas a ver si sale algo con más gancho.
    Saludos!!!

  9. Hola Maïder!

    Genial post! Ahora que estoy en plena discusión interna por el nombre de mi blog me viene “al pelo” tu artículo… pondré en practica tus consejos a ver si consigo aclararme!

    Gracias por compartirlos con nosotros!

  10. Yo el nombre “La Reina Mora” lo tuve claro desde el principio, porque lo asocio sensorialmente a lo que vendo: colchas y kimonos, para descansar en tu retiro tras la pelea-jornada diaria.
    Y porque cuando estoy a gusto, digo que estoy como una reina mora.

    Hubo dudas, porque era largo, porque literalmente no tiene que ver con el patchwork, porque era racista me llegaron a decir…, pero al final, me dejé llevar por él y no me arrepiento.
    Ahora, mis amigas y algunas clientas me llaman Reina Mora a mí!

    Además, las moras (de comer, claro) son moradas, que es un color que me encanta y se asocia al lujo.
    Igual es todo muy sutil…pero para mí todo encaja y da sentido al nombre.

    Y como siempre, gracias por compartir, Maider!!

  11. Gracias Maïder, estoy tratando de buscar un titulo para un libro y voy a usar este post a ver como me va. Muy buena información la que compartes, Gracias.

    • Genial, Daniel. Espero que con este artículo puedas encontrar algo de inspiración. Asocial la temática del libro con objetos relacionados o disparatados también puede ser una buena idea. Ya me contarás.

  12. Muy interesante la entrada. El nombre es importante, tiene que identificar la esencia de tu negocio o producto. En mi caso y-logika resume bien la filosofía de mi proyecto aunque al poner la k y la y junto con el guión puede resultar un tanto dificultoso cuando alguien te pide el nombre ó el correo electrónico. Es difícil acertar siempre y valorar, en su justa medida, el impacto del nombre. Hay negocios que funcionan a la perfección sin un nombre “creativo” porque su producto es su imagen. En mi caso cuando asesoro a empresas ó emprendedores en la implementación de Procesos ISAM de Mejora, que es a lo que me dedico fundamentalmente, intento dar siempre ese enfoque menos ortodoxo e ilógico, entendiendo como lógico lo habitual ó socialmente aceptado. Como dice un dicho: “Intento ser normal pero me aburro enseguida”. Muchas gracias Maider.

  13. Hola Maider–
    Que buen post, sobretodo porque este es uno de los tropezones que nos damos cuando estamos creando un producto. Lo mejor de todo es que pensar en como nombrarlo te obliga a ser bien claro y definido. Entonces te das cuanta de cuanta cosa que no es importante puedes haber incluido en el producto al crearlo..

    Yo pienso que lo más difícil es decidir entre sí darle un hombre ingenioso un nombre práctico. Hoy en día se ven tantos blogs con nombres extraños y que han resultado ser muy bien posicionados que te deja pensando: ¿es mejor poner un nombre ingenioso o un hombre que vaya con tu palabra clave principal y bien simple? Hummm, creo que también depende de tu marca personal.

    Como siempre gracias por tu buen contenido. Love desde NY ;)

    • A veces el proceso de buscar un nombre nos para la creación del producto en sí. Con frecuencia le damos demasiadas vueltas y no deberíamos. Pero sí, efectivamente, todo está en esa pregunta que planteas. Tomar la decisión de crear algo ingenioso o algo práctico. Esa es la primera pregunta que tenemos que responder.

      Gracias por tu mensaje. Un besazo desde Bizkaia.

    • Jorge, gracias por tu mensaje. He visto la luz cuando he leído tu comentario. Estoy ahora renovando el curso de Homecopy y me planteaba cambiar el nombre… Un abrazo.

  14. Pues precisamente el nombre de mi primer blog ha sido una de las cosas que me ha tenido paralizada un buen tiempo hasta poder comprar el dominio y empezar a configurarlo. Mi blog va a tratar de cómo cambiar nuestra realidad y vivir la vida que realmente queremos, pero no empezando por cambiar de trabajo, de ciudad o de pareja, sino a través de nuestro conocimiento y moldeamiento interior, Trayendo a nuestro presente lo que ansiamos para nuestro futuro. Cambiando nuestro interior cambiaremos nuestro exterior. Después de muchísimas vueltas al final me quedé con “Camino Inverso”, sencillo, gráfico y fácil de recordar. Además, simboliza mi filosofía de vida, el decrecimiento, la vuelta a la sencillez y a lo natural frente al crecimiento ilimitado, voraz e insostenible que se nos impone en la actual sociedad de consumo.
    Todo un parto, pero estoy encantada con el resultado.

    Gracias como siempre por tu inspiración y un saludo!

    • Genial ese nombre, Maite. Tiene que ver con todo el proceso del que hablas así que se entiende perfectamente. Me imagino que no habrá sido fácil dar con él. Que vaya genial el nuevo blog, es una experiencia apasionante. Un abrazo.

  15. A mí me cuesta mucho el título de mis servicios. Y sé que tengo esa asignatura pendiente. Me esfuerzo en desarrollar el servicio y luego me quedo Agotada para el título (y pongo un “churro” de nombre).
    Pero es muuuuy importante. SÍ.
    Este artículo me viene muy bien. Porque recapitulas conceptos que ya nos habías contado (casi no leo el artículo pensando en otros contenidos en los que ya nos habías hablado de esto) y además lo aderezas con nuevas ideas que refrescan una visualizacioón general del asunto del que hoy nos hablas.
    Gracias Maïder!

    • Menos mal que lo has leído, Mariajesús. Sí, tenía que sacar un artículo con este tema y al ver la polémica de la marca Potorro se me encendió la bombilla. Ánimo con los nombres de tus servicios. Un fuerte abrazo.

  16. Qué razón tienes con las tres fórmulas que compartes, Maïder. Un artículo muy conveniente para mí en estos días, la verdad.
    Gracias por ser mi musa en el proceso de reconversión profesional que estoy viviendo. ¡Tu web no tiene desperdicio!
    ¡Un saludo!

  17. Hola! Caí en este post como milagro! Precisamente estoy conceptualizando el nombre de un producto de un cliente del cual tenia dudas… pero con tu post he confirmado que voy por buen camino… Gracias!!!

  18. Hola! Gracias por tus consejos. Tengo que mejorar mi web pero también estoy trabajando en el blog que acabo de instalar. Mi pregunta es si al blog conviene nombrar diferente al eslogan de la pagina: Salsa-Tango-DanceShoes. Salu2, Verónica

  19. Maíder, mil gracias por compartir información valiosa para empezar desde 0, justo lo que necesitaba.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *