¿Tus textos no consiguen transmitir el enorme valor de tus productos o servicios?

Descarga ahora gratis mis recursos de copywriting

Aprende a escribir para vender en el primer blog de Copywriting en español

¿Por qué vender resulta tan incómodo?

vender floristeriaVender resulta engorroso.

Para muchos se convierte en un trabajo sucio y desagradable.

No obstante, tienes un negocio y vender es el principal objetivo

Eso nos convierte a todos en vendedores.

Seas diseñador, florista, fisioterapeuta, escritor, camarero, albañil… Absolutamente todos tenemos que vender si queremos que nuestro negocio funcione.

Los que trabajan por cuenta ajena en la mayoría de las ocasiones también tienen que vender.

No en el sentido más tradicional de venta que conoces. A lo largo del día emplean un buen número de horas influyendo a otras personas para que tomen una decisión. Una tarea muy importante que repercute directamente en el éxito de su trabajo.

Hasta un profesor de universidad tiene que convencer a sus alumnos de que su clase es la más interesante y que les ayudará a conseguir aquello que quieren cuando entren en al mercado laboral.

Entre una florista y un profesor de universidad la venta que se está realizando no es la misma y los resultados que se obtienen tampoco, pero la idea sigue siendo la misma: vender.

En tu negocio tienes claro lo que quieres:

  • Conseguir más clientes.
  • Lograr que más prospectos se acerquen de forma natural a tu negocio.

Pero, te aterroriza que te perciban como un manipulador

Es lógico que te sientas algo incómodo y en constantes aprietos.

¿Sabes por qué?

Porque en el mismo momento en el que te encuentras vendiendo y sintiéndote realmente incómodo imaginas a ese vendedor agresivo de corbata y maletín con su sonrisa fingida vendiéndote un producto que desde el primer momento dijiste que no te interesaba.

No se da por vencido y prácticamente tienes que cerrarle la puerta en las narices para que te deje en paz.

Para hacerte una idea de nuevo de esa imagen te dejo con el gran Robert De Niro intentando vender un coche.

En ningún momento te gustaría ser ese vendedor intruso y molesto que acabas de ver.

Vender nos resulta incómodo porque lo consideramos una actividad separada de lo que ofrecemos, bien sea un producto o un servicio.

Lo he podido comprobar trabajando como responsable de eventos de una marca y vendiendo el propio evento a diferentes grupos de personas.

Primero al equipo directivo, segundo a mi equipo y tercero a toda la lista de invitados. En todo momento mi trabajo consistía en convencerles de que la idea que tenía para ese día y la ejecución de ese proyecto iba a ayudar a conseguir los resultados que esperábamos durante esa campaña.

¿Cuál era el detalle que funcionaba?

Que les implicaba en el proyecto y en mi discurso de venta.

Vender consiste en implicar al cliente.

3 formas de sentirte cómodo mientras vendes

A estas alturas y después de haber leído mi guía gratuita de copywriting ya sabes que las palabras tienen un poder oculto. Si aprendes a controlarlas dominarás el secreto para conseguir más ventas.

Aquí tienes tres estrategias en las que apoyarte si quieres sentirte cómodo en el proceso.

1. Conoce todo sobre tu cliente ideal

Intentar que un vegetariano te compre carne es misión imposible. Si intentamos vender un producto o un servicio a la persona equivocada no tenemos nada que hacer. La sensación de incomodidad aparecerá de forma instantánea.Estaremos gastando energía para vender a esas personas algo que no necesitan y lo que es peor no les interesa.

Cuando conoces al cliente de tus sueños vender se integra de una forma natural dentro de tu proceso. Lo que estás ofreciendo es lo que están buscando y lo perciben como algo de valor sin sentirse en un aprieto. No necesitas vender de forma agresiva.

Únicamente necesitas escribir de forma ingeniosa y convincente, de qué forma lo que vendes puede ayudarles a conseguir los beneficios que para ellos son importantes.

2. Crea conexiones y deja que sean ellos los que se acercan

Si te acercas a la primera de cambio a un grupo de personas con el objetivo de vender, tus intenciones quedan muy claras. Quieres que compren tu producto pero esas personas nada más verte ya fruncen el ceño.

Recuerda a esos comerciales que están en la calle intentando captar clientes y cómo te sientes cuando se acercan en el momento en el que estabas tranquilamente hablando con un amigo.

Tu preocupación principal debe ser cómo crear esa conexión con tu cliente y cómo hacerles ver que tú eres la respuesta a lo que están buscando.

3. No te obsesiones con vender y céntrate en ayudar a las personas

Poniéndote en el lugar de tus clientes y centrando tu atención en ayudarles dejarás de sentir esa incomodidad. Sabrás perfectamente qué es lo que quieren y de qué forma tu producto o servicio soluciona ese problema que tienen.

Escucha, observa y sintoniza con tu cliente.

Eso me recuerda a la “silla vacía” utilizada por Jeff Bezos, el CEO de Amazon. En todas las reuniones traía una silla vacía para que las personas presentes a la reunión tuviesen en cuenta que en esa silla vacía se sentaba el cliente.

La persona más importante de todas y cada una de las reuniones de la compañía.

Ahora te toca a ti, ¿por qué crees que las ventas tienen tan mala fama? ¿Qué consejos darías a aquellas personas que no se sienten cómodas vendiendo?