vender floristeriaVender resulta engorroso.

Para muchos se convierte en un trabajo sucio y desagradable.

No obstante, tienes un negocio y vender es el principal objetivo

Eso nos convierte a todos en vendedores.

Seas diseñador, florista, fisioterapeuta, escritor, camarero, albañil… Absolutamente todos tenemos que vender si queremos que nuestro negocio funcione.

Los que trabajan por cuenta ajena en la mayoría de las ocasiones también tienen que vender.

No en el sentido más tradicional de venta que conoces. A lo largo del día emplean un buen número de horas influyendo a otras personas para que tomen una decisión. Una tarea muy importante que repercute directamente en el éxito de su trabajo.

Hasta un profesor de universidad tiene que convencer a sus alumnos de que su clase es la más interesante y que les ayudará a conseguir aquello que quieren cuando entren en al mercado laboral.

Entre una florista y un profesor de universidad la venta que se está realizando no es la misma y los resultados que se obtienen tampoco, pero la idea sigue siendo la misma: vender.

En tu negocio tienes claro lo que quieres:

  • Conseguir más clientes.
  • Lograr que más prospectos se acerquen de forma natural a tu negocio.

Pero, te aterroriza que te perciban como un manipulador

Es lógico que te sientas algo incómodo y en constantes aprietos.

¿Sabes por qué?

Porque en el mismo momento en el que te encuentras vendiendo y sintiéndote realmente incómodo imaginas a ese vendedor agresivo de corbata y maletín con su sonrisa fingida vendiéndote un producto que desde el primer momento dijiste que no te interesaba.

No se da por vencido y prácticamente tienes que cerrarle la puerta en las narices para que te deje en paz.

Para hacerte una idea de nuevo de esa imagen te dejo con el gran Robert De Niro intentando vender un coche.

En ningún momento te gustaría ser ese vendedor intruso y molesto que acabas de ver.

Vender nos resulta incómodo porque lo consideramos una actividad separada de lo que ofrecemos, bien sea un producto o un servicio.

Lo he podido comprobar trabajando como responsable de eventos de una marca y vendiendo el propio evento a diferentes grupos de personas.

Primero al equipo directivo, segundo a mi equipo y tercero a toda la lista de invitados. En todo momento mi trabajo consistía en convencerles de que la idea que tenía para ese día y la ejecución de ese proyecto iba a ayudar a conseguir los resultados que esperábamos durante esa campaña.

¿Cuál era el detalle que funcionaba?

Que les implicaba en el proyecto y en mi discurso de venta.

Vender consiste en implicar al cliente.

3 formas de sentirte cómodo mientras vendes

A estas alturas y después de haber leído mi guía gratuita de copywriting ya sabes que las palabras tienen un poder oculto. Si aprendes a controlarlas dominarás el secreto para conseguir más ventas.

Aquí tienes tres estrategias en las que apoyarte si quieres sentirte cómodo en el proceso.

1. Conoce todo sobre tu cliente ideal

Intentar que un vegetariano te compre carne es misión imposible. Si intentamos vender un producto o un servicio a la persona equivocada no tenemos nada que hacer. La sensación de incomodidad aparecerá de forma instantánea.Estaremos gastando energía para vender a esas personas algo que no necesitan y lo que es peor no les interesa.

Cuando conoces al cliente de tus sueños vender se integra de una forma natural dentro de tu proceso. Lo que estás ofreciendo es lo que están buscando y lo perciben como algo de valor sin sentirse en un aprieto. No necesitas vender de forma agresiva.

Únicamente necesitas escribir de forma ingeniosa y convincente, de qué forma lo que vendes puede ayudarles a conseguir los beneficios que para ellos son importantes.

2. Crea conexiones y deja que sean ellos los que se acercan

Si te acercas a la primera de cambio a un grupo de personas con el objetivo de vender, tus intenciones quedan muy claras. Quieres que compren tu producto pero esas personas nada más verte ya fruncen el ceño.

Recuerda a esos comerciales que están en la calle intentando captar clientes y cómo te sientes cuando se acercan en el momento en el que estabas tranquilamente hablando con un amigo.

Tu preocupación principal debe ser cómo crear esa conexión con tu cliente y cómo hacerles ver que tú eres la respuesta a lo que están buscando.

3. No te obsesiones con vender y céntrate en ayudar a las personas

Poniéndote en el lugar de tus clientes y centrando tu atención en ayudarles dejarás de sentir esa incomodidad. Sabrás perfectamente qué es lo que quieren y de qué forma tu producto o servicio soluciona ese problema que tienen.

Escucha, observa y sintoniza con tu cliente.

Eso me recuerda a la “silla vacía” utilizada por Jeff Bezos, el CEO de Amazon. En todas las reuniones traía una silla vacía para que las personas presentes a la reunión tuviesen en cuenta que en esa silla vacía se sentaba el cliente.

La persona más importante de todas y cada una de las reuniones de la compañía.

Ahora te toca a ti, ¿por qué crees que las ventas tienen tan mala fama? ¿Qué consejos darías a aquellas personas que no se sienten cómodas vendiendo?

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete a esta grandiosa comunidad y recibe gratis consejos semanales sobre copywriting y marketing de contenidos directamente en tu bandeja de entrada. De regalo mis 15 secretos de copywriting para fascinar al cliente de tus sueños

82 personas han opinado...

Comentarios

  1. Egun on Maider.
    Totalmente de acuerdo, pero (y aunque parezca obvio) si no conoces perfectamente los productos que vendes no puedes ayudar a tus clientes.
    Saludos.

  2. Estoy de acuerdo, a veces consigues llegar a esas tres premisas sin habértelo propuesto, por sentido común, quizás porque és lo que te gustaria que hicieran los demás. Gran artículo, y muy útil.

  3. Vamos por la vida vendiendo y comprando, estamos siempre en ambos lados del escaparate, es cuestión de emociones, se conectan esas decisiones de compra con la razón y los sentimientos, agregar como plus una sonrisa puede convencer y hace mas amigable la tarea de vender y hacer mas satisfactoria la determinación de comprar. =)

  4. ¡Buenos días Maïder! Yo puedo decir feliz y contenta que he conseguido despegarme de ese lastre de “vender es lo peor”. Antes de tener mi web/blog había trabajado en diferentes ámbitos, museos, producción, y durante 5 años tuve una tienda física de ropa, de marcas cuidadas, decoración única, y música excepcional. Escogía con mimo cada prenda en los showrooms, cada poster, cada canción que sonaba, el color de las paredes… Ahora que tengo una web hago lo mismo, pero mimo las palabras, las imágenes… Y me he desprendido de la separación entre cliente y vendedor: el mostrador. Me he liberado del “mostrador mental”, y me he dado cuenta de la diferencia entre mí yo del pasado y mí yo del presente.
    Ahora trato de vender mis productos, claro que sí, pero ofrezco también conocimiento, ideas, tiempo de ocio, herramientas para crear, y sobre todo intento conectar a nivel emocional con quienes me siguen.
    Creo que es fundamental tener confianza en lo que haces y lo que ofreces. Tengo amigas que también tienen negocios en internet y siempre me dicen para mí vender es más fácil porque tengo productos, y yo siempre les digo que ellas, aunque no tengan un producto concreto también venden, y no es cuestión de que sea más o menos fácil, es sobre todo estar a gusto con lo que haces.
    Debo decir que en mi camino tus textos siempre me han ayudado, y me han dado herramientas y valentía para quitarme del medio “el mostrador”, así que como siempre: mil gracias. Un abrazo enorme.

    • Clara no sabes lo que te agradezco que compartas el antes y después de lo que supone para ti vender. Ver como has podido eliminar esas barreras y has aprendido a vender con toda seguridad. Da igual si son productos o servicios, la seguridad a la hora de vender es muy importante. Me alegra leer que he podido aportar un pequeño granito de arena en tus textos, has hecho un gran trabajo con tu nueva web. Un abrazo.

  5. Totalmente de acuerdo! Para vender sin vender es necesario despertar empatía -que no es lo mismo que simpatía-, gracias por el post :-)

  6. A mi me funciona el sentir que ayudo y el cambiar producto por beneficio. Esta claro que si te obsesionas por vender, no venderás nada. Un abrazo. Vir

  7. Hola Maider.
    En mi caso te diré lo que ocurre. Cuando te gusta tu trabajo y reconoces que la Providencia te ha concedido un don que te hace “ser bueno en aquello con lo que te ganas la vida” te parece extraño que te paguen por algo que harías por placer. Por suerte la experiencia me ha hecho corregirlo y se como debo valorar mi trabajo, pero te aseguro que por dentro sigo sintiendo lo mismo que cuando empecé.
    Si desvinculamos el trabajo de la necesidad de que te contraten para ganarte la vida y, además, te gusta lo que haces, es la situación perfecta. Pero tiene que ser de verdad, no como estrategia.
    La fórmula es:
    Vende como si no necesitaras que te compren, trabaja como si necesitaras hacerlo para ser feliz

    • César gracias por tu comentario. Más de una persona se va a sentir muy identificada con lo que has dicho, yo la primera. Me quedo con tu fórmula final o mejor esa última frase llena de inspiración y significado.

  8. Sin duda la venta ha cambiado mucho en esta última década. Aún queda en la retina la imagen del vendedor como charlatán, eso es inevitable porque han sido muchos años de industrialismo, el cual promovía dos conceptos erróneamente separados: producción y venta.
    Como bien dices, todo es venta.
    Ahora además existe un plus que antes no había: la información convertida en un contenido bidireccional (venta-cliente). El vendedor ha pasado de ser alguien con una información que el consumidor no tenía, a ser alguien que no solo debe poseer esa información, sino que debe saber filtrar el grano de la paja, puesto que, previamente, el cliente ya ha accedido a esa información por otros medios.
    Aprovecho para recomendar Vender es humano, de Daniel H. Pink, dónde se trata este tema desde la perspectiva de un vendedor a puerta fría de los de toda la vida.
    Un saludo, Maïder.

    • No podías describir mejor la situación Juan Carlos. El libro de “Vender es humano” lo tengo pendiente. Espero poder leerlo muy pronto porque me han dicho que está muy bien. Gracias por recomendarlo.

  9. 100% de acuerdo contigo Maïder.

    Como casi siempre, cuando empiezas en algo (por cuenta propia) te centras en tu labor técnica y olvidas esa parte comercial que además no te gusta. Y sin esa parte, el técnico no tiene con quién trabajar.

    Creo que la puerta fría está pasando a mejor vida (por fin) y que, como dice Sergio Fernández, no se trata de vender-molestar, sino de “evangelizar”. Me gusta el símil, es muy gráfico.

  10. Hola Maïder! Tus post siempre me llegan en el momento que los necesito! Es un alivio leer que se puede vender de una manera que no sea invasiva y además, que funcionen (incluso mejor que las técnicas conocidas hasta ahora)! Eskerrik asko por tus post!

  11. Totalmente de acuerdo contigo. Pero ay! cuánto cuesta encontrar el camino de la venta si estás a punto de emprender una aventura! me refiero a una aventura por cuenta propia, como freelance. Son tantos las cuestiones que ponen a prueba los aspectos técnicos de tu “negocio” que uno se olvida de que hay que venderlo. Mi pregunta es: ¿qué va antes, aprender a vender o crear un buen proyecto de negocio?

    muchas gracias

    • Como todo, los principios no son nada fáciles. Para mí uno va con otro pero primero tendrás que tener pensado cuál va a ser el proyecto de negocio. Hace unas semanas estuve con una pareja que me habló de su proyecto y de lo bien que sabían vender pero todavía no sabían cuál iba a ser su modelo de negocio. Es un poco raro no saber todavía desde qué vía entrarían los ingresos, ¿no? Gracias por tu comentario Antonio.

  12. La propia palabra “venta” resulta desagradable al oído sin embargo; todo el día estamos VENDIENDO….

    Cuando comprendí que tenía que vender a mi marido el lugar “ideal” para nuestras vacaciones de verano; las “espinacas” a mi hijo para que se ponga fuerte; el plan de “nuevos proyectos” a mis antiguos jefes, incluso cuando hablo de mis convicciones, principios y valores… todo el día estoy vendiendo. En ese momento, entendí que “venta” es sólo una palabra y que no tiene por qué bloquearme o hacerme sentir incómoda.

    Estoy contigo cuando dices que “implicar al cliente” es el secreto. Escuchándolo, entendiendo sus deseos, frustraciones y ayudándolo y guiándolo a encontrar la claridad que busca.

    De esta forma, la gente sabrá que eres “la solución”, ellos mismos preguntarán como pueden conseguirlo, querrán saber más y la venta se hace sola.

    Un fuerte abrazo y feliz miércoles para todos 

    • Todo es vender y todos somos vendedores incluso para convencer a un niño de que las espinacas son buenas e ideales para que se pongan fuertes. Me han encantado los ejemplos Silvia. Un abrazo.

  13. Hola Maider, me quedo sobre todo el tercer consejo o punto, centrémonos en ayudar y en escuchar…¿existe algo mejor que sentirnos escuchados y que nos ayuden?. Gracias por compartir. :)

  14. Hola,
    Buen post. Hace unos meses leí un libro que recomiendo aprovechando el post clarito de Maider: “Vender es humano” de Daniel Pink. En el se dan claves muy pero que muy interesantes sobre qué mueve al otro a “comprarte”, seas médico, profesor, escritor, comercial o abogado. Recomiendo también otro libro que tiene sobre la verdad que nos motiva a funcionar.
    Un saludo.

  15. Creer en lo que vendes, es para mi el requisito indispensable, si no crees en el producto o el servicio que vendes será muy difícil que cierres ninguna venta. También es importante tener tolerancia a la frustración, si piensas que por tener una web muy chula, un buen producto o un magnifico servicio ya esta todo hecho, te equivocas.
    La motivación es otro de los pilares de la venta, si no tienes algo que te mueva o motive es muy difícil conseguir resultados, la motivación es el primer elemento de la venta.
    Os dejo un vídeo que es muy cómico pero sirve para retratar la motivación, es de la peli: “el año de la garrapata”

    https://www.youtube.com/watch?v=uL6V1GoR1h8

    Por cierto, aunque es comedia, estas técnicas se utilizan en bastantes empresas que tienen ambiciosos objetivos de ventas, puedo dar fe de ello, pues yo viví algo muy parecido en una inmobiliaria de la costa blanca, donde muchas de nuestras mañanas comerciales empezaban muy parecido.

    • Buenisimo el vídeo, Alfonso!!

      Me he reído un buen rato. Hace años pase por experiencias parecidas, te puedes imaginar los resultados, unas fustraciones del copón por no haber vendido nada. Hasta que te das cuenta que si no te lo crees tu, difícil sera que transmitas confianza en lo que vendes.

      Saludos, compi!!

      • Je je je. Es de risa, pero a mi me sirvió para ilustrar a mis amigos y familia de las situaciones que vivía cada día en esa inmobiliaria.
        Como bien dices la frustración aparece cuando los resultados (que parecen evidentes) no llegan.
        No solo hay que ser honesto,también hay que parecerlo.
        Saludos Ángel!!

    • Gracias por tu comentario Alfonso. La motivación es otro factor muy importante. El vídeo es buenísimo, lo tenía visto de antes. Un lunes por la mañana puede sentarte como un mal despertar, ¿no? ¿Qué tal vivías esas mañanas de motivación? Me pregunto si funcionan.

      • Al principio las vivía bien, motivado y sobre todo curioso y expectante. El dinero, al principio, es un gran motivador. Cuando necesitas más motivaciones; que te guste lo que haces, que te haga sentirte bien, que veas que ayudas a los demás…y no las encuentras…entonces ya no vives tan bien esas mañanas. Se hacían duras y pesadas y sobre todo me hacían plantearme ¿Qué c… hago yo aquí?
        Creo que ese tipo de motivación funciona con gente muy concreta, pero en general y con la mayoría de las personas no puede durar mucho.
        Además de este tipo de motivación, al final de mes estaba la “motivación de los resultados”, nos reuníamos el último viernes de cada mes para “aplaudir” los resultados comerciales tanto de captación como de venta. Imagínate la situación, gritos y aplausos para los que más habían vendido y silencio para los que menos. En fin, batallitas que le contaré a mi hijo cuando sea más mayor.

  16. Hola,
    yo llevo un año trabajando en ventas. Cuando mi jefe me ofreció el puesto pensé que me iba a sentir muy incómoda desarrollándolo. Primero porque como tu has dicho, Maïder, se me vino a la cabeza la imagen del vendedor a los Robert de Niro y dije: “si yo no soy a sí, no valgo para vender, además no me gusta ser pesada”. Pero este año he aprendido que vender es dialogar y como bien dices en tu artículo, hay que acercarse al cliente aportando soluciones a sus problemas. Y la gente responde. A si que trabajando en el terreno y gracias también a todas las técnicas de comunicación que estoy aprendiendo en tus artículos, resulta que la venta me está empezando a gustar.
    Eso si, aun me pasa y no se si sería cuestión de otro artículo, pero me sigue costando menos vender lo de otros, que lo mio propio. Cuestión de personalidad, supongo.
    ¡Gracias Maïder por tu trabajo!

    • Me alegra leerte Cristina y sobre todo ver de qué forma estás viviendo cada vez mejor la idea de vender.
      El hecho de que te esté costando más vender lo tuyo que lo de otros puede ser porque todavía lo ves como una parte separada de todo lo que estás haciendo. Con las técnicas de este artículo y sobre todo con los comentarios de otros compañeros estoy segura que con el tiempo vas a poder sentirte mejor vendiendo lo tuyo también. Gracias por tu mensaje.

  17. Buenisimo post Maider. estoy a costumbrado a vender como psicólogo lo que quiero que mis pacientes hagan para que se encuentren mejor.m Para ello lo mejor es empatizar ser capaces de meterte en su piel y venderle la idea desde sus intereses. El vídeo genial!!!
    Gracias por compartir!!
    Un saludo.

  18. Muy muy muy de acuerdo con todo pero sobre todo con el primer punto. Hay veces que la gente se empeña en vender algo a quién no debe y, a pesar de saberlo, sigue intentándolo por vete tú a saber qué motivo. A aportar valor vendiendo :)

  19. Totalmente de acuerdo, Maïder. Mi blog habla de cómo elegir una vocación o profesión, muchos de los jóvenes basan su elección en que no les gusta las matemáticas o no les gusta vender, pero en realidad no tienen bases sólidas para su elección. Hay que romper paradigmas, todos vendemos algo siempre y toda recompensa está cargada de esfuerzo y trabajo.
    Saludos desde México

    Trabaja de forma constante.
    El arte es difícil.
    La venta es difícil.
    La escritura es difícil.
    Marcar la diferencia, también es difícil.
    Seth Godin

    • Gracias Andrea, ¡así es!
      No hubiera estado de menos que en el instituto nos hubieran hablado de ello y de otros temas importantes para elegir mejor los estudios del siguiente año.

  20. Hola, Maïder!!

    Pues coincido de pleno con Alfonso, primero tienes que creer en lo que ofreces para poder transmitir por todos tus poros CONFIANZA. Tienes que estar absolutamente convencido de lo que ofreces para poder transmitir a tu futuro cliente, que lo que le ofreces es la solución que esta buscando o necesita.
    Claro esta que… antes se tienen que cumplir los tres puntos que nombras, conectar con tu cliente ideal y dejar que el venga a ti, pero para que esto ocurra, pienso que primero tiene que confiar en nosotros.

    Un abrazo!!

  21. ¡Excelentes aportes! Muchas veces nos sentimos incómodos por vender. Pero en realidad deberíamos tener en cuenta que si vendemos algo es porque la persona que lo compra obtiene un valor. Es simplemente intercambio de valor. Por ejemplo en un producto digital: yo gano dinero y tú ganas un nuevo conocimiento.

    ¡Hay que seguir creando valor!

    Saludos :-)

  22. Hola Maider. Interesante artículo, sobre todo cuando nos situamos en el lado del vendedor con conciencia de ello, pues esta figura como bien recalcas de vendedor sin tapujos ha creado una mitología un tanto desproporcionada y mala para la imagen general que se tiene de los vendedores. Pero resulta que todos inconscientemente somos vendedores de nosotros mismos, vendemos una imagen cuando te gusta alguien, vendemos una idea cuando hablamos o escribimos, vendemos una personalidad o carácter en el modo de comportarnos o de vestirnos. ¿y cuándo vamos a una entrevista laboral no vendemos acaso que seamos el trabajor ideal? Lo suyo sería desprendernos de la idea del vendedor sin escrúpulos y aceptar que todos vendemos algo. Al principio de impartir clases me daba cosa cobrar por ellas, pero son mis conocimientos y mi tiempo el servicio que ofrezco y por lo tanto tengo que cobrar por ello.
    Muchas gracias por la entrada, magnífica como siempre. Saludos

  23. Hola Maïder,

    Gracias por compartir tanta información. Estoy de acuerdo contigo con lo que cuentas en este post.

    Para mí lo más importante para vender es conocer realmente quién es tu Cliente Ideal. Tienes que saber absolutamente todo sobre él, ya que esto será la base para el resto del proceso (de venta).

    Conocerlo hará que las comunicaciones sean más efectivas, que conozcas sus preocupaciones y que puedas darle la respuesta que está esperando para resolver sus problemas. Esto hará que se creen unos lazos entre ambos, una complicidad. Cuando él perciba que realmente le estás ayudando no tendrás que hacer nada más. No le tendrás que vender sino que será él el que vendrá a ti. Y por supuesto, si le has ayudado se convertirá en tu mayor promotor.

    Un saludo!

  24. Yo personalmente, me centraría mas en ayudar a mi cliente a conseguir lo que necesita, aunado con una atención cálida y amigable, para que todo fluya correctamente hacia la obtención del objetivo propuesto.

    Excelente post!

  25. Totlmente de acuerdo contigo Maider.
    A veces nos resulta un poco incómodo vender nuestro pripio producto o el prducto en el que trabajamos en equipo. Solo le agregaría actuar con naturalidad como cuarto punto. Ya que así dejamos fluir nuestro verdadero ser y nos conectamos con el cliente.

  26. me ha gustado tu post, me siento muy identificado ya que he sido vendedor durante muchos años y a veces me he encontrado en situaciones muy incomodas

  27. Gracias por el artículo, Maider
    la verdad es que me siento totalmente identificado con lo que dices. es más, lo transmito casi de la misma manera en la formación que imparto sobre Presentología – No es lo que Dices, sino cómo lo Presentas

    Si me permites, yo añadiría un “detalle”. Opino que a nadie nos gusta “que nos vendan”, pero en cambio a todos nos encanta comprar (algo en lo que estamos interesados)
    Y esa es la clave de conseguir que “te compren” tu idea, hemos de conseguir influir en la decisión del que nos escucha, hemos de conseguir que realicen nuestra llamada a la acción

  28. Gracias por el artículo Maider!

    Creo que el punto más importante que tenemos que tener en cuenta a la hora de vender es la honestidad y la transparencia en nuestra propuesta de valor. Pienso que es fundamental que no solo seamos honestos en nuestro negocio sino que a través del marketing nuestros clientes nos perciban de esa manera.

    El reconocer los errores, el acercarse con humildad a los prospectos y solicitarles feedback son los cimientos sobre los que se asienta una correcta estrategia de marketing, siempre teniendo ya en cuenta los puntos que enuncias.

    Un saludo!

    Jose

  29. Yo creo que las ventas tienen tan mala fama porque los vendedores se han puesto las botas diciendo mentiras (la mayoría, no todos). Si no, fíjaos en el típico anuncio de teletienda, lo pintan como de lo bueno lo mejor, y luego acaba en la basura en menos de una semana. Te han sacado 100 euracos para nada. Dan la impresion de que vender es engañar o robar. Por eso nos da cosa.

    Ojalá que algún día cambie esta impresión, pero para eso tendría que cambiar la gente en general, y por el momento está complicado.

    Saludos Maïder, gracias por el articulo.

    • Puede ser Silvia… Hasta hace unos años la venta era más agresiva y también gozábamos de una época económica más fácil. Quiero pensar que la gente comenzará a cambiar, sobre todo cuando vean que los ingresos actuando de esa forma no llegan. Gracias a ti.

  30. Muy buen post! Pero sobretodo resaltaría la parte en la que debes ser honesto.
    Si el producto/servicio que vendes es de tu propia cosecha, le tienes mucho más cariño. Es como tu pequeño tesoro.
    Entonces lo vendes con pasión. Quieres compartir con los demás lo magnífico que es tu producto para ellos. Como tú haces con tu contenido en tu web :) Este modelo es escalable. Por lo que no sólo te va a servir para el día de hoy: sino que te ayudará a crecer tus ventas exponencialmente en el futuro. Gracias a tu sinceridad, podrás avanzar.

    En caso contrario, por ejemplo, si vendes un producto que te han impuesto o simplemente, un producto que no te crees y que no te identificas con él, rápidamente se te nota en la forma de vender. Y esto no es escalable. Porque no creas valor con cada venta que haces. Lo destruyes: porque el consumidor luego está “cabreado” por la decepción de producto que acaba de comprar.

    Un abrazo Maïder! :)

  31. Hola Maïder

    Que buen post el tuyo, para complementar un poco, anexaría el hecho de sentirte comodo también con lo que vendes; cuando nos gusta nuestro producto o servicio a ofrecer, se considera más como tu lo comentaste, “una cuestión de ayudar a los clientes, no solo de vender porque debes vender.”

    Nunca te había leído pero ahora me tendrás molestando un poco en tus post jeje.

    ¡Un abrazo!

    • Gracias Yoshio y bienvenido a esta comunidad :)
      Como decía Nur la honestidad es muy importante y está muy relacionado con el hecho de sentirte cómodo con lo que vendes.
      Un abrazo.

  32. Hola Maider

    De las presentaciones sobre
    la importancia de autoestima
    en las ventas que más me gusta es una charla de Zig-Ziglar.

    Es un clásico muy recomendable.
    Empieza preguntando al público cuantos
    de ellos aún tienen el dinero de las ventas
    que cerraron hace más de 12 meses.

    Nadie levanta la mano.

    Luego les pregunta si tienen clientes que aún están gozando
    las ventajas de los productos que les vendieron hace más de 12 meses.
    Muchos levantan las manos.
    Al final pregunta…¿quien ha ganado más en esta transacción?
    Todos dicen…el cliente.
    Entonces, ¿porque no te vas a sentir bien si eres comercial?

  33. Excelente post! Creo que es importante concentrarnos en que al final se trata de ayudar a alguien a tomar la mejor decisión. Para esto naturalmente debes pensar en tu cliente, en sus necesidades y debes creer en el producto que vendes. Creo que si sientes amor por tu cliente y deseas realmente ayudarlo, serás irresistible!

Trackbacks

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Vender resulta engorroso. Para muchos se convierte en un trabajo sucio y desagradable. No obstante, tienes un negocio y vender es el principal objetivo. Eso nos convierte a todos en vendedores. Seas diseñador, florista, fis…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *