¿Tus textos no consiguen transmitir el enorme valor de tus productos o servicios?

Apúntate ahora gratis a mi taller online de copywriting.

¿Tus textos no consiguen transmitir el enorme valor de tus productos o servicios?

Apúntate ahora gratis a mi taller online de copywriting

Tendencias de copywriting en 2020: bienvenidos a la era de los datos

Tendencias de copywriting 2020

¿Cuál dirías que es tu nivel de hartazgo cuando ves la misma estrategia de copywriting una y otra vez? No me extrañaría nada que en una escala del 1 al 10 le pusieras un 20.

Y la razón es que esas tácticas están atrapadas en el tiempo. Como Bill Murray en el Día de la Marmota, pero en la versión extendida del director (de marketing).

Por dejarlo claro desde el principio: seguir diciendo lo mismo una y otra vez mientras el mercado evoluciona no funciona.

Al cliente ya no le llaman la atención las frases que antes le hacían mirar, porque a estas alturas las ha visto hasta en la sopa. De hecho, a veces ni siquiera llega a verlas, ya que su forma de relacionarse con las marcas ha cambiado y ellas ni se han dado cuenta.

La única forma de salir de ese bucle es dejar de repetir esquemas, saber cuáles son los nuevos canales en los que están nuestros clientes potenciales y ahí sorprenderlos con un copy que no se esperen y les impacte de nuevo.

Por eso, este primer post del año va de novedades y tendencias en copywriting. De las que ya están aquí y no deberías ignorar. Las que van a ayudar a vender este año a las marcas que hacen buen copy.

Estas son las 7 tendencias de copywriting en 2020:

tendencias de copywriting

Tendencias de copywriting en 2020

La analítica manda sobre el copy y el contenido

Ahora sí que las conjeturas no son una opción.

Las suposiciones sobre lo que es, lo que quiere y lo que hace el cliente que queremos atraer siempre habían sido malas consejeras a la hora de escribir los textos comerciales de un negocio (este es nuestro mantra), pero la tendencia en copywriting de 2020 sube este hecho 2 escalas.

Todo va a estar medido. Y esas métricas son las que van a determinar qué copy tenemos que escribir y qué textos tenemos que cambiar para que funcionen mejor.

Todo pasa por tener monitorizado lo que escribimos para saber quién lo ve y cómo lo ve, y así poder adelantarnos a lo que le gustaría ver.

 

El ejemplo de Netflix

¿Sabes por qué Netflix se tiró a la piscina e invirtió millones de dólares en crear la serie House of Cards tal y como la conocemos?

Porque sabía que la piscina tenía agua. Contaba con todos estos datos:

  • Muchos de sus usuarios habían devorado la película La red social, dirigida por David Fincher.
  • Las personas que habían visto la versión británica de House of Cards también habían visto otras películas dirigidas por David Fincher.
  • Esos espectadores de la versión inglesa solían ver también películas en las que intervenía Kevin Spacey.
  • A esos espectadores les gustaban los temas políticos.
  • Además, eran muchos. Miles de personas cumplían todas estas condiciones y formaban una masa enorme de potenciales espectadores para la serie.

Así que se gastaron cien millones de dólares en poner en marcha esta fórmula:

House of Cards + David Fincher + Kevin Spacey + tramas políticas

 

Y no solo eso.

Cuando llegó el momento de promocionar la serie, Netflix creó 10 tráileres distintos, uno para cada tipo de público al que querían atraer. Los usuarios identificados como amantes de las películas de Fincher vieron un anuncio diferente al de los etiquetados como seguidores de Kevin Spacey.

Esta estrategia de creación de contenido basado en la analítica le proporcionó a Netflix 3 millones de suscriptores nuevos. No está mal, ¿verdad?

Netflix no da un paso sin medir antes. Lo sabe todo sobre nuestro comportamiento dentro de la plataforma y toma decisiones a la hora de crear su contenido a partir de información como esta:

  • A qué hora nos ponemos a ver series.
  • Qué películas hemos dejado sin acabar y en qué punto.
  • Desde qué dispositivos vemos sus contenidos.
  • Qué series nos vemos en plan maratón hasta las 4 de la madrugada.
  • Cuáles no tocamos ni con un palo.
  • Qué queremos encontrar cuando utilizamos su buscador.
  • Y un etcétera muy largo.

 

Lo saben todo. Y ese es el objetivo de 2020 de las empresas que quieren ver resultados con el copy y los contenidos que escriben.

Definitivamente, el cliente deja de ser «todo el mundo».

Es alguien de carne y hueso al que seguimos la pista de cerca. Por ejemplo:

«Carlos, de 32 años, arquitecto, soltero, apasionado por el mundo del motor y suscrito a la newsletter desde hace 4 meses. Es más de Instagram que de Facebook. Ha hecho clic 3 veces en un anuncio que ha visto en su feed sobre la suscripción anual a nuestra revista en papel, pero aún no ha comprado. Entra, llega hasta la mitad de la página de venta y entonces abandona y se va. Como él, muchos otros clientes que han llegado hasta la última fase del embudo de venta tienen el mismo comportamiento en la página».

En esta empresa, tienen la certeza de que algo está fallando y saben dónde está. ¿Qué pueden hacer?

  • Revisar el texto en este punto exacto, modificarlo y volver a observar cómo se comportan.
  • Crear una campaña de anuncios específica, con un nuevo copy personalizado que verán esos potenciales clientes que han entrado en la página y no se han decidido comprar.
  • Pensar nuevos contenidos gratuitos para ellos, que les interesen y les motiven para que se decidan a comprar.

 

Probar, medir y sobre esa base tomar decisiones de copy. Esta es la pauta a partir de ahora y una de las tendencias de copywriting del 2020.

Dejar de escribir lo que CREEMOS que quiere la audiencia y basar cada decisión en lo que SABEMOS.

 

¿A dónde nos lleva esto? A la siguiente tendencia.

La hiperpersonalización llega a los anuncios, ofertas, correos y contenidos

La cuestión es que nuestra audiencia ya no acepta un contenido estándar del que sabe que se distribuye de forma masiva entre miles de personas.

Detecta a la legua los correos masivos (por ejemplo) y no quiere saber nada de ellos.

Empecemos por reconocer que a nadie le gusta sentir que le han metido dentro de un embudo de venta junto a miles de personas más.

Fíjate en estos datos de la consultora Walkers:

  • El 78 % de los usuarios de internet afirman que compran más a las marcas que les ofrecen contenido que les interesa que a las que no lo hacen.
  • El 63 % de los consumidores esperan que las marcas utilicen su historial de compras para ofrecerle una experiencia personalizada la próxima vez.
  • El 79 % de ellos dicen que es muy probable que solo presten atención a una oferta si está personalizada y es un reflejo de las interacciones que ha tenido con la marca hasta ese momento.

 

Este es el panorama, así que, cuanto antes seamos conscientes de ello, mejor.

Porque el cliente solo va a prestar atención a aquellas piezas de contenido, anuncios y ofertas que estén tan personalizados y encajen tanto con lo que le interesa que parezcan escritos solo para él.

Igual que Netflix creó 10 tráileres diferentes, nosotros podemos crear distintas versiones de nuestro copy, adaptadas a públicos muy específicos y basadas en los datos que nos proporciona la analítica.

Al final, todo pasa por hacer más copy.

No solo para despertar interés, sino para que el texto provoque que el cliente dé el siguiente paso en el proceso de compra, que es de lo que se trata.

La inteligencia artificial es una realidad y es la herramienta perfecta para que el copywriting sea más personal que nunca.

 

Por cierto, ¿hay algo más personal que meter directamente nuestra marca en la vida real de nuestra audiencia? De eso va la tercera tendencia de copywriting en 2020.

La realidad aumentada es el nuevo soporte de copywriting por excelencia

Parece que se nos acumula el trabajo.

Empecemos por bajar a tierra qué significa esto de la realidad aumentada y por qué la están incorporando las marcas a su estrategia de venta.

La realidad aumentada es la superposición de información sobre el mundo real. Es decir, conseguir que los usuarios vean elementos o información virtual mientras observan un escenario de su vida cotidiana.

¿Te suena el juego Pokémon Go? Eso es realidad aumentada aplicada al entretenimiento, y ya se está utilizando en sectores de todo tipo: desde la educación hasta la construcción y, por supuesto, la publicidad.

Porque las marcas se han dado cuenta de que esa tecnología es un filón para vender.

Sin ir más lejos, tenemos la aplicación Ikea Place.Ikea Play

 

Es el mejor ejemplo para entender cómo las marcas están utilizando la realidad aumentada para vender más. En este caso, la aplicación nos permite ver cómo quedan los muebles de Ikea en nuestra casa a través de la pantalla del móvil.

¿Hay una experiencia más personalizada que meter tus productos en la vida de real de cada cliente?

Pero Ikea no es la única…

  • Sephora tiene la aplicación Virtual Artist para probar su maquillaje.
  • Zara, Lacoste, Timberland y Topshop, entre otros, tienen aplicaciones para saber cómo nos quedan sus prendas sin pasar por el probador.
  • Coca-Cola y Pepsi están haciendo campañas de realidad aumentada en las marquesinas de autobús de grandes ciudades

 

A estas alturas la lista es muy larga.

¿Por qué se han rendido a los pies de la realidad aumentada?

  • Por esa conexión emocional entre marca y cliente que genera una experiencia tan envolvente.
  • Porque es el summun de la personalización de contenidos.
  • Porque llama poderosamente la atención de la audiencia.

 

Y ahora mismo estos nuevos escenarios de realidad aumentada son un lienzo en blanco de copywriting.

Todas las técnicas de escritura persuasiva van a adaptarse a este nuevo soporte que las empresas utilizarán más que nunca en 2020.

 

Y lo van a hacer porque, además, son conscientes de la siguiente tendencia del año…

La experiencia de marca es el auténtico imán de clientes, por encima del precio y del producto

Las expectativas de la audiencia cada vez son más altas y ya no se limitan a buscar productos que les convenzan por calidad y por precio.

Ahora al cliente le importa a qué empresa le está entregado su dinero.

Le importa qué motivaciones tiene la marca, cuál es su propósito, quién es en el fondo, qué responsabilidad asume con la sociedad, con la ecología y, por encima de todo, cómo trata a sus clientes.

Ahora nos interesan más que nunca:

  • las marcas con propósito,
  • las que nos dan buenos motivos para conectar con ellas,
  • las que generan una experiencia y nos tratan de maravilla.

 

La autenticidad es tendencia.

No nos queda más remedio que definir cuál es nuestra personalidad y transmitirlo en nuestros textos comerciales con las palabras adecuadas y en el momento preciso.

 

Un apunte: a estas alturas del partido, el cliente no solo espera una experiencia de marca que le haga sentir genial, es que además lo quiere rápido.

Según Lead Connect, el 70 % de los consumidores gasta más dinero en marcas que ofrecen una atención excelente al cliente, y el 78 % compra a aquellas marcas con las que puede tener una comunicación inmediata.

Y esto provoca la siguiente tendencia de copywriting en 2020. La quinta…

Los chatbots son la clave de la nueva relación entre clientes y marcas

La audiencia quiere respuestas y, a poder ser, para antes de ayer.

Si alguna vez has vendido algo en internet, ya te habrás dado cuenta del nivel de ansiedad que alcanza un cliente cuando no obtiene una respuesta rápidamente.

De hecho, habrás estado en el otro lado, en el del cliente que no obtiene una respuesta a tiempo y empieza a enfadarse de verdad.

Para lidiar con todo esto, necesitamos más mecanismos que nos permitan estar siempre a disposición del cliente sin morir en el intento.

Y esas herramientas son los chatbots. Con ellos podemos mantener pequeñas conversaciones automatizadas con las que:

  • responder a preguntas frecuentes,
  • lanzar ofertas personalizadas,
  • distribuir contenido de marca de forma más directa.

 

¿Dónde funcionan los chatbots de maravilla?

  • En el Messenger de Facebook, para hablar directamente con nuestros seguidores y proponerles contenidos y ofertas.
  • En una web o en una página de venta, para atender dudas inmediatas de la audiencia y convertir el tráfico en nuevos leads y clientes.
  • En mensajes de texto, Whatsapp o Telegram, para meternos directamente en el teléfono móvil de nuestra comunidad y adaptarnos a sus nuevas formas de relacionarse con las marcas.

Desde luego que la clave para que toda esta estrategia salga bien es el contenido de esos mensajes que nuestro chatbot va a distribuir.

Los robots no dominarán el mundo sin nuestra ayuda.

Detrás de todo gran chatbot hay un gran copywriter redactando los textos que la audiencia quiere recibir, adelantándose a lo que quiere saber y motivando la compra.

 

Está claro que los clientes cambian su forma de consumir contenido y de relacionarse con las marcas, y nosotros nos adaptamos con chatbots y también con la siguiente tendencia de 2020…

El copywriting se adapta a las búsquedas por voz

Resulta que Siri y Alexa ya son como de la familia.

Se lo preguntamos todo y confiamos en ellas con los ojos cerrados. Así que presta atención, porque en 2020 el 50 % de las búsquedas se realizarán por voz y el 65 % de las personas de 25 a 49 años utilizarán la búsqueda por voz una vez al día.

Y, claro, queremos que nuestra marca aparezca entre los resultados, ¿verdad?

Pues eso afecta directamente al copy de las marcas, porque, cuando hacemos una búsqueda en internet, no nos expresamos igual por escrito que de viva voz.

Imagina que estuvieras buscando un post como este, sobre tendencias de copywriting para 2020.

  • Si realizas la búsqueda por escrito, es probable que teclees algo como «tendencias de copywriting 2020».
  • Si se lo preguntaras a Siri, Alexa, Ecco o cualquier otro altavoz inteligente, dirías algo como: «¿Cuáles van a ser las principales tendencias de copywriting en 2020?».

 

Cuando buscamos por voz, formulamos frases más completas.

Aunque estemos hablando con un robot, lo tratamos como si fuera un humano en cualquier conversación.

El truco para adaptar el copy a las búsquedas por voz es ser lo más conversacional posible y trabajar unos titulares más precisos que respondan a las preguntas que se está formulando la audiencia.

 

Por último, después de tantas novedades, hay cosas que de momento no cambian. Sigue leyendo…

El vídeo tampoco cede su puesto dominante en 2020

Nos sigue encantando el formato. El vídeo continúa siendo una de las principales herramientas de las marcas para captar y retener la atención de la audiencia.

De hecho, los pronósticos dicen que YouTube va a ser el lugar donde se van a hacer grandes negocios este año, porque Facebook empieza a estar saturado de publicidad.

Además, el 72 % de los consumidores dicen que prefieren el vídeo cuando tratan de entender cómo funciona una marca, un producto o un servicio, y según HubSpot, el 64 % afirma que los vídeos de marketing influyen en sus decisiones de compra.

¿Cuál es la consecuencia?

Va a hacer falta mucho copy pensado y estructurado de forma específica para el formato vídeo en todo lo siguiente:

  • YouTube, Facebook, Instagram, LinkedIn, etc.,
  • vídeos de marca,
  • anuncios,
  • webinarios,
  • demostraciones de producto,
  • preguntas frecuentes,
  • entrevistas de contenido.

 

Y también para los formatos de vídeo que serán tendencia este año:

  • las transmisiones en directo a través de cualquier red social,
  • los pódcast de vídeo,
  • el vlogging,
  • los shoppable videos (vídeos con botones de compra).

 

Está claro que en este 2020 el copywriting y los contenidos van a seguir siendo vitales y que, además, van a evolucionar continuamente para adaptarse a todo lo que viene (y a lo que ya está aquí).

Que no se nos olvide nunca:

  • si es previsible, no es copywriting,
  • si ya lo has visto mil veces, no es copywriting,
  • si lo hacen decenas de marcas además de la tuya, no es copywriting.

 

Cuando se trata de copy, dormirse en los laureles no es una opción, y este es un reto que nos encanta.

¿A ti también te va la marcha? Cuéntanos: ¿cuál va a ser tu reto o tendencia de copywriting para este año?