¿Tus textos no consiguen transmitir el enorme valor de tus productos o servicios?

Apúntate ahora gratis a mi taller online de copywriting.

¿Tus textos no consiguen transmitir el enorme valor de tus productos o servicios?

Apúntate ahora gratis a mi taller online de copywriting

¿Quieres trabajar como copywriter y conseguir tus primeros clientes? Manual completo para empezar

quiero-ser-copywriter¿Así que lo tienes decidido? ¿Quieres trabajar como copywriter y vivir al 100 % de esta profesión?

Esta sí que es una buena noticia.

Será que yo también viví ese momento revelador en el que te dices a ti mismo «esto es lo mío y voy a por ello», pero apostaría sin miedo a que sé lo que sientes ahora mismo:

  • La ilusión de haber encontrado una profesión que te motiva.
  • Las ganas de aprender para ser capaz de hacer un gran trabajo.
  • Y también la incertidumbre (una de las grandes).

Algo así como un «¿Y AHORA QUÉ?» gigante que lo ocupa todo.

«¿Y ahora por dónde empiezo?».

«¿Y ahora con quién aprendo lo más rápido posible para reinventarme?».

«¿Y ahora dónde voy a encontrar clientes si nadie me conoce?».

«¿Y ahora quién me dice si estoy haciendo un buen trabajo o no?».

Que no cunda el pánico. Si estás en este punto es que vas por buen camino. Sobre todo porque, si ya te has planteado esas cuestiones, significa que no eres de los que creen que trabajar como copywriter es solo cuestión de sentarse y escribir.

Eso sí que sería un error de los gordos.

Esto va de prepararse para ser y trabajar como un copywriter de primer nivel; de conseguir tener una confianza plena en tu propia capacidad, para que puedan creerlo después los demás; de posicionarte; de que lo hagas tan bien que se corra la voz, y de tener unos procesos de trabajo con los que tu negocio funcione como un reloj.

Porque una cosa es ser redactor y ser bueno escribiendo textos y otra muy diferente es ser un buen copywriter que vive de su negocio. Hay un abismo entre las dos.

Y la segunda no se consigue a base de literatura, ni de dártelas de importante, ni de llamar la atención por las bravas.

Se trata más bien de poner bien alto tu listón, de que tu mayor preocupación sea hacer un trabajo excelente como copywriter y de poner en marcha procesos de trabajo que te permitan dejar bien claro que tú no eres uno más del montón.

Por eso he creado esta guía. Para que tengas a mano todo lo que necesitas saber para iniciar tu carrera como copywriter profesional.

De profesión, copywriter

Por muy obvio que pueda parecer, lo primero que debemos tener todos muy claro es lo que hace un copywriter y lo que no.

Si yo te contara las confusiones que sigo resolviendo hoy en día, entenderías a la perfección que esta guía sobre el empleo de copywriter empiece por aquí. Tengo que asegurarme de que todos sabemos de qué estamos hablando, cuál es tu papel y qué se espera de ti como copywriter profesional.

Qué es un copywriter (y qué no lo es en absoluto)

Resulta que, en contra de lo que se dice por ahí, no somos creadores de contenido, ni escritores, ni redactores, ni magos de las ventas a puerta fría y sin anestesia.

Es una pena, pero no tenemos un don ni una varita que convierta en oro todo lo que toca.

¿Me crees si te digo que el proceso de escritura es lo que menos tiempo nos ocupa?

Escribimos para vender. Pero la clave no está en la pluma.

En realidad, un copywriter es un gran investigador, alguien curioso que se pasa el día observando y escuchando para detectar deseos, frustraciones, aspiraciones y temores.

Digamos que conoce muy bien los resortes de la mente humana y sabe qué teclas tocar en cada situación para conseguir su objetivo.

Y lo más normal es que ese objetivo sea vender.

Ya va siendo hora de echar abajo ese falso mito de que escribimos textos bonitos. No lo hacemos, o al menos no trabajamos con ese objetivo en mente.

Un copywriter sabe decirle a una audiencia concreta lo que necesita con el objetivo de que realice una acción determinada. Y esa es la habilidad que más dinero le puede hacer ganar a una empresa.

Grábalo en tu mente si quieres dedicarte a esto para que nunca se te olvide el valor de lo que haces.

Podría pasar horas hablando sobre ello (será que he tenido que despejar muchas dudas en los últimos años), pero se me ocurre una idea mejor, que es dejarte aquí mismo el episodio del podcast de Escribir Para Vender que dediqué precisamente a responder a la pregunta de qué es ser copywriter.

Ante tanta confusión, sentí la necesidad de arrojar un poco de luz.

Las cualidades que debe tener un copy más allá de «escribir bien»

Después de todo esto, quizá te preguntes qué aptitudes hay que tener para ser copywriter si eso de «escribir bien» no es tan determinante.

Entiéndeme: un copywriter es hábil con las palabras y, sobre todo, es capaz de ser claro y directo a la hora de expresarse. Pero defenderé donde sea necesario que las cualidades determinantes para tener una carrera de éxito en la escritura persuasiva van por otro lado.

Porque lo fundamental es saber leer a las personas para tener claro qué decirles. Es un proceso previo a la escritura en el que ayuda mucho traer de serie algunas cualidades:

  • Ser curioso. De lo contrario, tanta investigación sería un suplicio. Cuando empezamos a trabajar como copywriters con un cliente, nos convertimos en expertos sobre temas de los que quizá antes ni siquiera habíamos oído hablar. Lo mejor es que lo hacemos con gusto, por eso se nos da tan bien.
  • Tener empatía. Quiero dejar esto claro: uno de los deseos más profundos de cualquier persona es sentirse comprendida. Si logras provocar ese sentimiento en un cliente, le tendrás en el bote. La verdad es que no se me ocurre una mejor forma de conseguirlo que la de ser capaz de ponerte en su piel. Si en algo es bueno un copywriter es en esto.
  • Ser humilde. Y no es un decir. En primer lugar, porque la humildad es necesaria a la hora de elegir las palabras para conseguir gustar y emocionar a una persona. Y en segundo lugar, porque cada vez que comiences un nuevo proyecto necesitas reconocer que no lo sabes todo para ponerte a observar, leer y escuchar.

Hay más y conviene tenerlas en cuenta. Si quieres profundizar en este punto, escucha con tranquilidad el episodio del pódcast en el que hablo largo y tendido sobre las cualidades que hay que tener para ser un gran copywriter.

Las razones por las que una marca estaría dispuesta a contratar a un copywriter

¿Contratarías tú a alguien que pudiera hacerte ganar más dinero? Apuesto a que sí.

Y también estoy segura de que se acaban de esfumar tus dudas sobre el valor que tendrá tu trabajo si te dedicas a la escritura persuasiva.

Porque el copywriting es eso: la habilidad de transmitir con palabras lo buena que es una marca para que venda sin que se le vea el plumero.

¿Sabes eso de que la gente odia que le vendan algo, pero adora comprar? Pues por eso estarán dispuestos a pagar por tu trabajo. Porque un copywriter profesional es capaz de despertar un fuerte deseo de compra sin que el cliente perciba la estrategia.

Y, como es lógico, esta habilidad se ha convertido en una necesidad para todos los negocios que quieren aumentar sus ventas.

Reconozco que aquí he sido un poco tramposa. ¿O es que hay algún negocio que prefiera que sus ventas se queden como están? Quiero que tengas claro que cuando empieces tu trabajo como copy estarás haciendo algo importante.

Serás una pieza clave y valiosa, porque tú serás capaz de convertir:

  • a visitantes en suscriptores;
  • a lectores en clientes que compran;
  • y a esos clientes en prescriptores de marca que generen nuevas ventas.

Tú serás capaz y ellos no lo son.

Por eso están dispuestos a contratarte y es lo primero que debes tener en cuenta para abrirte paso en el mercado.

Antes de estar cara a cara con un cliente debes ser tú quien tenga claro el valor de lo que haces, así que, si aún te quedan dudas, no salgas de aquí sin leer este artículo sobre qué es el copywriting.

Ármate de argumentos.

Qué estudiar para trabajar como copywriter

Si me conoces, ya lo sabes de sobra, pero voy a contarlo una vez más por si acaso.

Yo estudié en la universidad para ser asistente de dirección. Nada que ver con la redacción ni mucho menos con el copywriting.

De hecho, he tenido que deshacerme de una cantidad de vicios considerable que afectaban a mi escritura y que adquirí precisamente cuando estudié la carrera.

Así que mi formación de base no ha tenido nada que ver con el oficio de copywriter, pero eso no me ha impedido reinventarme y llegar hasta aquí.

De hecho, no existe formación reglada para trabajar como copywriter, y te aseguro que conozco a grandes profesionales de la escritura persuasiva que han encontrado la manera de estar plenamente preparados para este oficio a través de otras vías.

Además, hoy lo tienes más fácil que nunca porque cada vez hay más información a tu alcance a la hora de aprender.

Para empezar, hay cantidad de formación gratuita para ir interiorizando conceptos.

En este mismo blog encontrarás decenas de artículos con consejos concretos que yo nunca tuve a mano cuando comencé.

También existen grandes libros sobre copywriting (sobre todo si lees en inglés) con los que dar el siguiente paso en tu formación.

Y si de verdad vas a tomártelo en serio, invierte en cursos específicos de copywriting.

Fíjate, yo tuve que realizar toda mi formación como copy a través de los cursos que impartían profesionales de Estados Unidos (en inglés) como CopyHackers o la Academia de copy de Ray Edwards. Pero ya no hace falta irse tan lejos: en los cursos de la Escuela de Copywriting está toda la base teórica y práctica de la escritura persuasiva en español.

Y esto es importante. Porque no hacemos más que hablar de negocio, de rentabilidad, de precios, etc., pero no debemos perder de vista que lo primordial es ser un magnífico profesional y hacer un trabajo excelente.

Sin eso no tenemos nada. Y la formación continua es condición sine qua non.

Cómo dejar de ser invisible y conseguir tus primeros clientes

Dicho esto, la pregunta del millón: «¿Se puede saber cómo conseguiré mis primeros clientes si no tengo experiencia y nadie me conoce?».

Recuerdo bien la sensación de descubrir que tu pasión tiene nombre y se puede vivir de ello. Y también recuerdo la cara B de esa sensación, que era enfrentarse a la cruda realidad de que los clientes no llegan solos

¿Y sabes qué? Ya es hora de que apartes de tu mente la idea de que solo la experiencia te abrirá puertas.

Yo misma empecé sin experiencia. Cero. Como todos.

Pero es cierto que puse en marcha enseguida una estrategia sólida con un objetivo claro: LA VISIBILIDAD.

Prefiero no calcular los cientos de horas que invertí, pero está claro que funcionó. Todo se basó en lo siguiente:

Crear contenido relevante

Sin descanso y sin excusas. Se trata de responder a las preguntas que todos se hacen sobre nuestra profesión, resultar útil y situarte en el rol de experto. Sin este blog yo hoy no estaría aquí.

El contenido fue mi estrategia para generar demanda en el mercado.

El caso es que tú, al igual que yo, habrás visto que últimamente se debate sobre si los blogs siguen siendo eficaces cuando puedes conseguir tráfico por otras vías. Y yo digo que sí.

¿Te suena eso de dar siempre antes de recibir?

Esa es la cuestión. Que sin confianza no hay venta. Y el principio de reciprocidad es más poderoso de lo que parece.

Te dejo aquí algunas ideas para empezar:

  • Responde de forma consistente a las preguntas que se hace tu audiencia.
  • Mójate y habla de lo que crees para que tus lectores puedan identificarse contigo. Además, es una cuestión de autoridad.
  • Cuenta tu historia para que tu marca sea de carne y hueso.

Conseguir pruebas de lo que eres capaz de hacer

Tómatelo como una prioridad absoluta, porque conseguir testimonios, buenas referencias y cualquier elemento que indique a tus futuros clientes que pueden confiar en ti es cuestión de vida o muerte.

Así que, si no sabes por dónde empezar, busca a alguien de tu entorno al que puedas ayudar y déjate la piel para hacer un trabajo extraordinario a cambio de su testimonio.

Tú sabes bien cómo funciona la magia de la prueba social, ¿verdad?

Procura contar todo lo bueno que haces y embarcarte en aquello que merezca ser contado.

Si sigues esta regla, crecerás rápido.

Ser un copywriter profesional y también parecerlo

Y esto significa, entre otras cosas, crear tu primera página web y lanzarla cuanto antes.

No importa que aún no te sientas seguro del todo. Avergonzarte de la primera versión de tu web dentro de unos años es fantástico. Eso significará que tu negocio ha crecido y que tú no has dejado de mejorar.

Pero lánzala ya. Porque, si no, nunca será el momento y sin una web profesional nadie te tomará realmente en serio

De hecho, para empezar puedes tener una web sencilla basada en una plantilla prediseñada. Pero te dejo aquí un consejo: invierte cuanto antes en fotografía.

Y después en un logo corporativo y en un diseño a tu medida.

Es una cuestión de percepción.

Salir de tu cueva digital

Necesitas conocer gente y que ellos te conozcan a ti. Y me refiero a clientes potenciales, a compañeros que son copys y a otros profesionales de disciplinas relacionadas (diseñadores, expertos en SEO, traffickers, etc.).

Así que:

  • Relaciónate por todos los medios con otros colegas y con tus propios referentes.
  • Acude a eventos presenciales en los que puedas hacer contactos e incluso clientes.
  • Intenta escribir guest posts o aparecer en los pódcast de otras personas.
  • Escribe mejor tu presentación en LinkedIn.
  • Muévete en redes sociales que te sirvan de altavoz.

Ser auténtico (y no es palabrería)

Es terrible, pero nos cuesta tanto hablar de nosotros mismos que incluso preferimos copiar lo que dice la competencia.

Y los años me han enseñado que esto pasa porque hacer un trabajo interno para descubrir «quién soy yo como marca» cuesta mucho y duele, así que preferimos tomar atajos.

El problema es que eso nunca funciona. Y este es un asunto que me preocupa desde hace mucho tiempo.

De hecho, decidí hablar abiertamente sobre ello en este episodio del pódcast:

Todos queremos negocios pujantes, reconocimiento y dinero. Pero ¿cuántos se atreven a ser auténticos?, ¿a destacar?, ¿a ser únicos y genuinos?

Si vas a hacer caso solo a uno de mis consejos de hoy, que sea este: no copies nunca a nadie. Nunca. Saldrás perdiendo tú.

Cobrar lo que mereces por tu trabajo de copywriter, ni más ni menos

Acabo de tocar la fibra sensible: el precio.

Esta sí que es la pregunta del millón: «¿Cuánto cobro?».

Sé que es difícil encontrar el equilibrio, pero es igual de malo quedarte corto y no sacar rendimiento a tu trabajo que pasarte de largo y provocar después una decepción monumental.

Tenemos que ser conscientes de nuestro valor como profesionales y evitar caer en estas 2 trampas:

  1. Malvender tu trabajo como copywriter por no valorarte lo suficiente.
  2. Correr demasiado a la hora de subir tarifas y que no se correspondan con tu verdadera experiencia y valor.

Sé honesto en este sentido. Con la verdad por delante sabrás defender tus precios ante cualquier cliente en una sesión de venta y ellos entenderán que es un precio justo.

Si tuviera delante a la Maïder de 2013, la agarraría por los hombros, le daría estos 6 consejos y me aseguraría de que me presta atención, porque sé que todo esto es lo que me ha traído hasta aquí.

Y justo después le diría esto: «Crea un proceso de trabajo YA».

Así que hoy te lo digo a ti.

El proceso de 12 pasos para trabajar como copywriter y prestar un servicio impecable

Cualquiera puede tomar la decisión de ser copywriter, pero tener un negocio estable que te permita vivir de ello es otra historia.

Y esa historia tiene que ver con tus procesos de trabajo.

Improvisar no es una opción cuando se trata de captar buenos clientes, conseguir que te contraten a ti, desarrollar sus proyectos y que pasen después a tu agenda de clientes satisfechos.

Este viaje no llegará a buen puerto si vas sobre la marcha apagando fuegos. Y, de hecho, se nota a la legua cuando un copywriter freelance funciona así: sin procesos de trabajo meditados y establecidos.

A menudo, me preguntan cómo identificar a un buen copy ahora que cada vez somos más en el mercado, y diría que la gran diferencia entre un copywriter de primer nivel y el resto además de su talento es que:

  • jamás cae en la trampa de copiar a nadie;
  • pregunta mucho y habla poco en las primeras reuniones con el cliente;
  • tiene un proceso de trabajo establecido.

Y ese proceso consiste en estos 12 pasos:

El porfolio

Porque un buen cliente no contrata a ciegas y necesita saber de lo que eres capaz.

El formulario de captación

Es un filtro de clientes tóxicos y, a la vez, tu principal fuente de información en el minuto uno, cuando tienes que empezar a hablar con un posible cliente al que no conoces de nada.

El guion de venta

Algo así como tu santo grial para quedarte con buenos proyectos y no tirar los precios, aunque te pase como a mí, que siempre he tenido pavor al momento de vender cara a cara mi servicio.

La propuesta del proyecto

Resumiendo: tu arma secreta para que tu cliente deje de pensar en el precio y te contrate sin pensárselo dos veces.

El calendario de proyecto

Es el chaleco salvavidas tanto para ti, que necesitas compaginar varios proyectos, como para el cliente, que puede tener que coordinar acciones previas y posteriores a tu trabajo y necesita seguridad.

El contrato

Sí, el contrato. Os protege a los dos: a ti y a tu cliente. De hecho, resulta sospechoso que un cliente se niegue a firmar un contrato, ¿no crees? Puedes estar seguro de que es mejor prevenir que curar cuando se trata de tu negocio de copywriting.

La auditoría inicial de copywriting

Un proceso de puertas hacia adentro para saber qué tipo de cliente tienes delante y calibrar lo que supondrá para ti trabajar con él en cuanto a tiempo y esfuerzo. Poner precio a tu trabajo sin este paso previo puede tener un punto kamikaze.

El briefing de proyecto

Todo tu trabajo como copy depende de este documento. Dentro estará todo lo que necesitas saber para empezar a escribir, y por eso esta suele ser la parte del proyecto en la que más tiempo invierte un copywriter profesional.

El control de calidad de tus textos

Que las ganas de acabar no te jueguen una mala pasada. Con este paso confirmarás que no has perdido el foco y que todo el proyecto está en orden, listo para echar a andar y generar resultados.

La entrega del proyecto

Debes saber desde ahora mismo que un buen proyecto de copywriting no se envía en un documento de Word que adjuntas en un correo. Ese sería el camino recto hacia una interminable revisión de textos con tu cliente. Y, aparte del desgaste que eso supondría para ti, entrar en un bucle de cambios y dudas no es para nada rentable.

Las facturas

Sabes cuándo entregas un proyecto, pero ¿y cuándo lo cobras? Sospecho que esta va a ser la parte que menos disfrutes de todo el proceso, pero todo sea por cobrar lo antes posible y sin fricciones de última hora con el cliente.

La solicitud de testimonio

La guinda. Cada cliente debería servirte de altavoz para captar nuevos proyectos, así que predica con el ejemplo. Si a tus clientes les recomiendas sin dudar la prueba social como arma de venta, aplícate el cuento y cierra cada proyecto con un buen testimonio en el bolsillo.


 

Y después de 3000 palabras, no me puedo resistir a darte un último consejo: lee mucho y escribe a diario.

Lee de todo, desde libros sobre copywriting hasta novela, ensayo o las revistas del avión. Todo lo que caiga en tus manos puede ayudarte a aprender técnica, estilo y también servirte para activar tu ojo clínico frente a los errores.

Y adopta el hábito de escribir todos los días, aunque sea un poco, porque la práctica es el antídoto contra los bloqueos.

Ahora me toca a mí escuchar. Si estás pensando en comenzar a trabajar como copywriter o si lo has hecho hace poco, ¿cómo lo llevas?, ¿qué es lo que más te está costando?

Si ya llevas un tiempo en esto, no te cortes. Estoy segura de que tu experiencia será muy valiosa para todos. Dispara en el apartado de comentarios.

el-kit-banner