¿Tus textos no consiguen transmitir el enorme valor de tus productos o servicios?

Descarga ahora gratis mis recursos de copywriting

Aprende a escribir para vender en el primer blog de Copywriting en español

7 consejos para conseguir un copywriting honesto y que venda

selfies-amigos-copywriting-honesto-internetAquellos que nacimos en la década de los 80 o antes hemos visto cómo la tecnología se ha expandido por todo el mundo sin dejarnos casi pestañear, poniendo patas arriba nuestra vida y sobre todo nuestra forma de comunicarnos con los demás.

Hace poco más de 30 años enviar un email era cosa de locos y ninguno teníamos un pasado tan público como el que tenemos ahora.

No quiero abrir un debate sobre la exposición o privacidad de nuestras vidas en internet, de eso no va el tema de hoy. Sin embargo, es cierto que aquellos que han nacido en un mundo en el que internet es algo incuestionable y donde nadie se imagina un pasado en el que no existiera, cuentan con un pasado digital lleno de pruebas, fotografías, datos y hechos que dejan huella sobre todos y cada uno de sus movimientos en el ciberespacio.

Son los llamados nativos digitales.

Ahora, por ejemplo, los futuros candidatos a ser presidentes del gobierno, habrán tenido cuenta en Facebook desde aproximadamente los 14 años, y en ella habrán compartido información de la que quizás, en un tiempo, puedan arrepentirse. O no.

Lo que está claro, es que su historia está ahí.

Para otros, nuestra huella en internet comienza cuando ya estamos algo más creciditos, lo que puede jugar a favor o en nuestra contra si, por ejemplo, tenemos un negocio.

El hecho de no contar con un pasado digital es muchas veces aprovechado por empresas o personas para inventarse uno. Y ahí está el problema.

¿Te puedes fiar de todo lo que encuentras sobre una persona o una marca en internet?

¿Qué porcentaje de información está inventada y cuál es verídica?

Una empresa o marca puede inventarse todo

copywriting-honesto-mentiroso-nariz-largaLa experiencia que tiene en el sector, los clientes con los que ha trabajado, incluso el número de personas que se han suscrito a su web.

Total, ¿qué va a ocurrir?

Pues puede ocurrir lo peor.

Que esa empresa pierda toda su credibilidad y confianza, sus ventas se derrumben y su reputación quede marcada para siempre como la de un mentiroso.

No voy a decir que mentir está mal.

Allá la conciencia de cada uno, pero si tienes una empresa tienes que conseguir contar la verdad a través de tus textos para conseguir un copywriting honesto y que venda.

Porque los españoles son los ciudadanos de la Unión Europea más exigentes (y más desconfiados) cuando compran en internet.

Teniendo en cuenta ese dato he pensado que sería una buena idea dejarte esta pequeña guía para que te inicies en la escritura persuasiva a prueba de desconfiados.

¿Qué puedes hacer para que el copywriting de tus textos sea honesto y consiga vender?

1. Añade testimonios de valor

Los testimonios, las recomendaciones, las opiniones de personas que han contratado tus servicios o comprado tus productos son pruebas sociales de la valía de tu oferta.

Recuerda recopilarlos y ofrecerlos en tus textos, pero de manera natural ya que un testimonio demasiado edulcorado parecerá irreal y lejano, y tu audiencia pensará que no es cierto o incluso que has sobornado a alguien para que escriba bien sobre tu marca.

Las personas nos fiamos de las opiniones y testimonios de otras personas que nos parecen posibles. Ahora es lo más normal buscar impresiones de otras personas que han adquirido un producto, se han alojado en un hotel o han comido en un restaurante antes que tú para tomar una decisión de compra.

2. Elimina la paja

Persuadir es dar argumentos poderosos a tu audiencia.

De nada sirve que te enrolles y disperses intentando convencer a un público que escanea y no tiene tiempo. Vete al grano y da argumentos potentes que consigan convencer a tus lectores.

Si dices, por ejemplo, “somos el mejor restaurante”, tu público simplemente se encogerá de hombros y pensará… “¿ah sí, y eso quién lo dice?”

3. Cumple lo que prometes

Cuando alguien se lanza a vender un producto o servicio suele llenar la descripción de su oferta de miles de adjetivos que, como poco, dicen que es el mejor producto del mercado.

Pero seamos realistas. Y humildes. Nada es tan maravilloso, ni tan perfecto, ni tan bueno… al menos no para todo el mundo.

No. Tú ofreces soluciones y beneficios gracias a la compra de tu oferta para contextos y momentos concretos de tu audiencia.

Y ese es el quid de la cuestión. No infles tus descripciones con superlativos prometiendo el oro y el moro. Las palabras que utilices deben aportar al contenido, no simplemente rellenar.

Sé realista y honesto a la hora de generar expectativas entre tu audiencia, y que tu oferta siempre cumpla lo que prometes en tus textos.

4. Utiliza un lenguaje cercano

Da igual que vendas un abrelatas, un curso o un cohete: te recomiendo que tu lenguaje sea cercano y sencillo.

Sí, quizás en algún momento tengas que utilizar palabras técnicas o más rimbombantes, pero que sea lo menos posible.

Tu audiencia tiene que entender de qué le estás hablando con facilidad; Como si estuvieras contándoselo a un amigo.

A veces, el uso de palabras complejas puede ser interpretado por tu público como una manera de confundirles, y consigue transmitir una sensación de “no me fío, no me queda claro” o “me está engañando…” muy perjudicial para tus ventas.

5. Tono adecuado

Utiliza siempre el mismo tono en tus textos. Este hecho dará unidad a tu mensaje. Tu audiencia sabrá a qué atenerse y conseguirás que desarrollen sentimientos de confianza hacia tu marca.

Averigua qué tono quieres utilizar y encaja con el posicionamiento de tu marca y ponlo en práctica en todas tus comunicaciones.

6. Incluye alguna limitación o inconveniente en tus textos

No te asustes. No se trata de tirar piedras sobre tu propio tejado o de sacarle los colores a tu marca, pero si eres capaz de reconocer alguna pequeña limitación de tu oferta, conseguirás que tus textos sean más reales y convincentes.

Porque a fin de cuentas nadie ni nada es perfecto. Cuanto más te acerques a la realidad a través de tus textos, mejor.

Además, siempre será mejor que seas tú quien presente esas limitaciones con anterioridad a una venta a que sea después tu cliente insatisfecho el que las saque a la luz.

Por ejemplo, si vendes una crema que promete milagros similares a los de la cirugía estética, quizás debas adaptar tu mensaje y matizar en qué edades se consigue ese efecto o es más adecuada, o si hay que combinarla con otro tratamiento para que sea realmente eficaz.

7. Jura decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad…

Sí, lo juro.

Así de sencillo.

No engañes a tu audiencia. No hay nada peor que mentirles porque les hará sentir estafados y cabreados, y nunca más volverán a confiar en tu marca.

Además, en la era de internet, es muy probable que compartan sus impresiones en la web, pudiéndose convertir en virales e incontrolables. Imposible atajar el daño.

Ya se sabe… “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”.

Y tú… ¿qué trucos utilizas para que tus textos sean más honestos y transparentes?

Te espero en comentarios.