¿Tus textos no consiguen transmitir el enorme valor de tus productos o servicios?

Descarga ahora gratis mis recursos de copywriting

Aprende a escribir para vender en el primer blog de Copywriting en español

Por qué la página de ventas es tan importante a la hora de vender en internet

porque-copywriting-pagina-de-venta“Maïder, ¿por qué no vendo?”

Si mi producto es el mejor o mis servicios son fantásticos…

Si llevo un año trabajando el email marketing…

Si he creado una campaña de Facebook Ads para anunciarlo…

Si he revisado y cambiado los textos de la web aplicando técnicas de copywriting…

Si publico puntualmente cada lunes y mi blog está lleno de contenidos de valor para mi cliente ideal…

“¿Por qué no vendo, Maïder? ¿Por qué? No lo entiendo…”

Creo que es una de las preguntas que más me han formulado este último año.

Vender es algo engorroso, ya lo hemos hablado en otras ocasiones. Pero no vender se convierte en algo frustrante, sobre todo cuando desconoces cuál es el eslabón que está rompiendo la cadena.

Infinidad de horas robadas a tu tiempo libre, dedicación y constancia para trabajar la relación con tu lista de suscriptores, publicar metódicamente cada nuevo post e incontables días, esfuerzos y muchas veces dinero invertidos en la creación de tu nuevo producto o servicio que no se ven recompensados a la hora de la venta.

Sí, es frustrante, desilusionante y desesperante a partes iguales.

Pero es que si quieres vender online, necesitas algo más. Mejor dicho, tus clientes necesitan algo más y algo muy relacionado con el copywriting de tu negocio.

No es lo mismo comprarse un jersey que un coche

Fundamentalmente por dos razones:

  • La cotidianidad.
  • El precio.

diferencias-pagina-de-venta No vamos a hablar de la necesidad, porque doy por sentado que cuando compras algo es porque lo necesitas o porque simplemente quieres darte un capricho.

Pero estarás de acuerdo conmigo en que hay una diferencia brutal entre una compra y otra.

Por un lado, el factor económico tiene un peso importante a la hora de tomar la decisión de comprar, y gastar 60€ frente a 20.000€ es notablemente diferente (a no ser que te salga el dinero por las orejas).

Pero quiero ir un paso más allá y hacer hincapié en que tampoco es lo mismo comprar algo que ya llevas adquiriendo repetidamente muchos años, que es algo conocido y que tienes de sobra asimilado cuáles son sus beneficios y la forma en la que va a solucionar tu necesidad.

No, no tiene nada que ver.

Y es que ponte en situación…

Estoy segura de que eres muy capaz de entrar a una tienda y, sin necesidad de que un dependiente te atienda, escoger un jersey y pasar por caja a pagar.

Pero ¿y si lo que vas a comprar es un coche? ¿Serías capaz de entrar en el concesionario tranquilamente, echar un vistazo a los coches de la exposición y pasar por ventanilla para comprar uno sin hablar con un agente?

Yo no. Y quizás haya gente que sí, pero no es lo habitual, la mayoría de la gente no actuamos así porque necesitamos algo más de tiempo.

Tus clientes necesitan que les lleves de la mano hasta el botón de compra

Y, sobre todo, que durante ese trayecto les expliques por qué tu producto o servicio es la solución a sus problemas.

Que resuelvas sus dudas.

Necesitan sentir que pueden confiar en ti y que no les estás engañando.

Quieren conocer de primera mano qué es lo que van a comprar. Cada detalle.

Tienen que convencerse de que sí, de que la inversión merece la pena.

Es por eso que tu obligación es acompañarles y charlar amigablemente con ellos al igual que lo harías en un entorno no virtual.

Y ahora, volviendo a la pregunta con la que he arrancado el post, si tú me preguntases

“Maïder, ¿por qué no vendo?”

yo te contestaría

“¿Qué estás haciendo para charlar con tu cliente y acompañarle hasta el botón de compra?”

La página de ventas es la conversación que tienes con un cliente que se plantea seriamente comprar aquello que vendes

copywriting-pagina-de-venta-imagenY esto en el entorno virtual es más necesario que nunca.

Recuerda que estamos relacionándonos en un medio intangible, en el que no nos vemos ni nos oímos, y donde el lenguaje no verbal ha quedado fuera de juego.

Por eso es tan importante establecer una buena comunicación con el cliente durante el proceso de compra.

Porque sí, puede que lleves ya un tiempo cultivando vuestra relación, que espere impaciente cada semana a leer tu nuevo post y que hayas dejado de ser un desconocido para él, pero a la hora de vender esa conexión no es suficiente.

Una página de ventas es el lugar en el que vas a poder acompañar a tu cliente durante todo el proceso de compra, resolviendo sus dudas, venciendo sus objeciones y convenciéndole de que esto que tienes entre manos es lo que andaba buscando desde hace tiempo.

Una página de ventas es la diferencia entre “a lo mejor luego” y un “me lo llevo ahora”

Cada vez con más frecuencia, es habitual encontrarnos anuncios mientras navegamos tranquilamente por la red. Google Adwords y las diferentes redes sociales ofrecen la posibilidad de realizar publicidad segmentada en función de las características de tu audiencia, para poderles mostrar aquellos productos o servicios que realmente puedan interesarles.

Pero… ¿cuál es realmente el objetivo de estos anuncios? Quizás estés pensando en vender. pero nada más lejos de la realidad. Su misión es clara:

  • Primero: llamar la atención
  • Segundo: Comunicar la oferta
  • Tercero:  Despertar la curiosidad por saber más y provocar el deseo de hacer clic

Y es que donde realmente va a producirse la conversión es en la página de ventas, porque es ahí donde van a poder adquirir lo que el anuncio promete. Y estoy hablando de publicidad pagada, pero lo mismo pasa con las campañas de email marketing.

Te pondré un ejemplo:

Imagina que estás en el metro revisando tu timeline de Facebook y de repente aparece un anuncio de 10 kg de fresas ecológicas de Huelva, envío a domicilio incluido, con un descuento considerable.

¡Bien! Te encantan las fresas y es una fantástica oportunidad de compra.

Clicas en el enlace y aterrizas en la home de una empresa que se dedica a la distribución a domicilio de todo tipo de alimentación. Ni rastro de las fresas ecológicas por allí.

Tienes dos opciones:

  • A) Trasteas un poco por la web a ver si las encuentras
  • B) Cierras la ventana del navegador y a otra cosa mariposa

Lo más probable es que escojas la opción B. De hecho, la mayoría de la gente escogerá la opción B.

Y es que recuerda: ¿qué es lo que se pregunta el usuario cada vez que aterriza en una web?

¿Hay algo en esta página para mí? ¿Estoy en el lugar correcto?

Y esto va a decidirlo en apenas 15 segundos.

Por lo tanto, si después de hacer clic en el anuncio aterriza en una página que no le confirma que está en el camino adecuado, se irá. Si tiene mucho interés, puede que vuelva a intentarlo más tarde, pero no nos engañemos, las probabilidades de venta son mínimas.

Está claro, da igual el tipo de producto o servicio que quieras vender online, una página de ventas es imprescindible.

Hasta aquellos productos que por su trayectoria y potente branding podrían venderse solos, tienen una. Y si no, basta con que eches un vistazo a la web de Apple.

Y ahora abrimos debate…

¿Alguna vez te ha pasado que has invertido en publicidad y, pese a que ha llegado tráfico, las ventas no se han producido? Me gustaría que abordaramos este tema en el blog ya que hasta ahora nunca hemos hablado de páginas de venta.

Creo que ha llegado el momento de empezar y que hablemos de tu experiencia con las páginas de venta.